08.02.2021 Views

Rock Bottom Magazine Numero 13 Noviembre 2019

Create successful ePaper yourself

Turn your PDF publications into a flip-book with our unique Google optimized e-Paper software.

Entrevista

La Mota

Ediciones

“El gran logro del Monkey Week

es la relaciónentre músicos y público”.

Un año más vuelve el Monkey Week, uno de los festivales más personales de todo el país. Un festival urbano que desde hace años ha ido

creciendo desde que una vez se inició en la gaditana localidad de El Puerto de Santa María hasta este formato asentado en la Alameda

de Hércules de Sevilla. Un festival que hemos visto crecer con nuestros propios ojos, año a año de la mano de tres tipos irredentos que

han sido capaces, desde cero, de crear algo muy grande, algo con una personalidad única. Amigos a los que aprecias desde el cariño,

el respeto y la admiración y a los que hemos reunido una tarde para charlar de todo un poco, de sus inicios con la añorada revista

Freek!, sus primeros eventos, festivales, aventuras… Hablar con Jesús, César y mi buen amigo Tali Carreto es siempre todo un placer.

Vosotros cuándo os conocisteis.

C: Hombre, teniendo en cuenta que Jesús y yo

somos hermanos… (Risas).

J: El primer recuerdo que tengo de Tali es en

un botellón, en Sevilla.

T: Nos conocimos a raíz de que yo en Sevilla

vivía con Pepe Delgado, guitarrista de blues,

que estudiaba psicología con Jesús.

¿Tú estudiaste psicología, Jesús?

J: Bueno, lo dejé en cuarto. Dejé de creer en la

psicología como ciencia.

T: El único que estudió algo acorde con lo

que terminamos haciendo fui yo, que estudié

Periodismo.

J: Yo luego estudié diseño.

C: Yo hice filología inglesa.

En qué momento decidís que queréis hacer

algo juntos.

J: Nosotros ya habíamos vuelto a vivir a El

Puerto y todo comienza porque, Isabel, una

amiga de Sevilla, me vino un día y me cuenta

que un amigo suyo iba a montar una revista.

Me llama porque ese amigo necesitaba un

diseñador gráfico, que era precisamente lo que

yo estaba estudiando en ese momento. Le dije

que guay y que si no necesitaba un redactor.

Pues también. Entonces fue cuando Tali y

yo comenzamos a trabajar juntos en aquella

revista gratuita de arte contemporáneo, cine,

música… que se llamaba “Mu”. Así estuvimos

dos o tres años trabajando para esta revista.

T: Pero en 2004, decidimos echarnos la manta

a la cabeza para crear nuestro propio proyecto

editorial, de forma que nace la revista FREEk!.

Quince años hace que nació la revista.

Empezamos los dos pero liamos a éste

(César), “¿tú te quieres venir con nosotros?”.

Se metió rápido como tercer socio de La Mota.

Recuerdo que pusimos un capital mínimo,

aportando un ordenador, una impresora… los

cacharrillos que encontramos por casa para

montar una cooperativa.

Yo conocí la revista porque conocí a

César cuando trabajaba en un bar en

Valdelagrana, el Wind, ¿verdad?

J: Lo raro es que te acuerdes, porque ibas

bonito, ¿eh? (Risas).

Me acuerdo que puse a los Haze Malaze

de Neal Casal y te gustaron. Allí teníais

revistas, os pasé un artículo que hice sobre

“Carnivale”, luego me enviasteis a ver a Tali

que trabajaba en otro bar en la misma calle,

el Vagalume.

T: Todos trabajábamos en bares a la par

que tratábamos de mantener la revista y la

empresa a flote.

C: Sí, César en el Wind, Tali en el Vagalume

y yo en El Hoyo. Porque claro, la revista no

daba, era pérdida tras pérdida.

La revista Freek! era una pequeña joya,

tenía mucho encanto, ¿la echáis de menos?

T: Yo personalmente echo de menos la gente

que la revista te permitía conocer. Ahora

también pero el festival es básicamente

todo de música, la revista te relacionaba con

escritores, actores, directores… eso es lo que

echo de menos, el “pomadeo”.

3

Hooray! Your file is uploaded and ready to be published.

Saved successfully!

Ooh no, something went wrong!