Views
4 months ago

Manual de Diplomado en Valores

Material de apoyo para el diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! MÓDULO II.A TEMA 4 PATERNIDAD RESPONSABLE. LA TRANSMISIÓN DE LA VIDA La paternidad responsable consiste en la conducta de los padres que asumen, al traer a la vida a sus hijos, los deberes de darles alimento, vestido, hogar, ejemplo y educación -obligaciones todas nobilísimas, pero que entrañan esfuerzos y sacrificios- en el seno de una familia que ha de estar fundada en el matrimonio verdadero. La fecundidad es un don, es un fin del matrimonio y fuente de alegría, todo acto matrimonial debe quedar abierto a la transmisión de la vida. El amor conyugal tiende de manera natural a ser fecundo. Cada hijo es fruto y cumplimiento de un don recíproco. El poder de procrear es el más sagrado de los dones físicos del hombre. No existe un derecho al hijo. Los hijos no son bienes útiles o instrumentales. Los esposos son cooperadores del amor de Dios; por ello cumplirán su tarea con responsabilidad, recordando que la vida es un don de Dios. Dios la da, sólo Él puede tomarla. Cada alma es creada directamente por Dios -de un modo individual y personal- y sólo Él tiene derecho a decidir cuándo su tiempo en la tierra ha terminado. Un aspecto particular de la responsabilidad de los padres se refiere a la regulación de la natalidad. Por razones graves, justificadas, los esposos pueden querer espaciar los nacimientos de sus hijos. Para ello deben cerciorarse que su deseo no nace del egoísmo, sino que es conforme a la justa generosidad de una paternidad responsable. Nunca es justificado el dejarse llevar por el afán de poseer más o por no complicarse la vida. Ningún ser humano puede convertirse en la propiedad del otro. El niño por nacer no es un órgano de su madre; es un ser único diferente, con su individualidad genética propia. Este ser único pasará por una evolución original, sin solución de continuidad. (M. Schooyans) CARACTERÍSTICAS DE LA PATERNIDAD RESPONSABLE 58

Para tener en cuenta! La paternidad para poder ser llamada responsable ha de tener las siguientes características: Que haya recta conciencia en el momento de identificar las circunstancias personales. las decisiones deben determinarse a partir de criterios que conserven íntegro el sentido de la donación mutua y de la procreación, esto es posible si se vive la castidad conyugal (lo cual no significa abstención de relaciones sexuales, sino la fidelidad en la entrega). Dominio del instinto y las pasiones, por medio de la razón y la voluntad. El mismo acto que expresa y refuerza el amor de los esposos, es el modo previsto por la naturaleza para transmitir la vida humana. Esto no quiere decir que los esposos tengan que tener siempre la intención de transmitir la vida, pero si que han de respetar el modo de ser del acto conyugal, sin deformarlo con medios artificiales que impidan la posible concepción de una nueva vida (llámense como se llamen: preservativos, DIU, anticonceptivos o píldoras de efecto abortivo). Generosidad para tener una familia según sus condiciones físicas, económicas, psicológicas y sociales. La pareja unida en matrimonio puede decidir, por graves motivos y en el respeto de la ley moral, evitar un nuevo nacimiento, durante algún tiempo o por tiempo indefinido, siguiendo los métodos moralmente lícitos de regulación familiar, prescritos por Dios con los ritmos biológicos de la mujer. La continencia periódica puede ser legítima sólo como un modo de vivir la paternidad responsable. Conocimiento de las funciones biológicas y de las leyes de la naturaleza humana, que forman parte de la persona. El ejercicio responsable exige “que los cónyuges reconozcan plenamente sus propios deberes para con Dios, para consigo mismo, para con la familia y la sociedad, en una justa jerarquía de valores” (Pablo VI, Humanae Vital). ¿Y en el caso de la esterilidad? El deseo de tener un hijo y el amor entre los esposos que aspiran a vencer la esterilidad es bueno y natural: expresa la vocación a su paternidad y maternidad inscrita en la vocación matrimonial. La esterilidad física, es una dura prueba, pero no es un mal absoluto. Los esposos pueden hacer mucho bien, siendo generosos en la adopción de niños huérfanos o realizando beneficios en bien del prójimo. La persona humana está dotada de tal dignidad. que jamás deberá ser considerada y tratada como objeto. No es algo sino alguien, no es una cosa sino una persona. Por lo tanto, el método de fecundación artificial no es moralmente legítimo. Sólo el acto conyugal es digno de poner las condiciones para concebir una nueva vida humana (J.L. Cipriani) NOTAS SOBRE LA DECISIÓN DE LA TRANSMISIÓN DE LA VIDA El juicio de los esposos sobre la decisión de transmitir la vida, ha de ser el resultado de una deliberación ponderada y generosa, tomada no por motivos 59

Los valores son los mismos, lo que ha cambiado es el ... - IEEM
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
Abrir - El club de los que deciden vivir
Poesias completas: Iras santos, En la aldea, Azahares; Selva virgen ...
Nº 16 (oct. 1967) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Nº 16 (oct. 1967) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Los mexicanos pintados por si mismos, tipos y costumbres nacionales
Revista contemporánea - University of Toronto Libraries
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Psicoanálisis de la sociedad contemporánea - Exordio
Untitled - Repositorio de la Facultad de Filosofía y Letras. UNAM
PDF - Frente de Afirmación Hispanista
Ricardo Gullón Jean Bloch-Michel - Publicaciones Periódicas del ...
Historia crítica de la literatura uruguaya - University of Toronto ...