Views
1 week ago

Manual de Diplomado en Valores

Material de apoyo para el diplomado en valores 2018

Para

Para tener en cuenta! "Premiar con algo material -dinero o cosas- una buena acción, un buen comportamiento, produce en el hijo deseo de ganar más dinero en vez de ganas de ser mejor" (F. Corominas) DECÁLOGO PARA EDUCAR LA VOLUNTAD 1. La voluntad necesita un aprendizaje gradual que se consigue con la repetición de actos en donde uno se vence y lucha y cae y vuelve a empezar. A esto se llama hábito. Dicho, en otros términos: es necesario adquirir hábitos positivos mediante la repetición de conductas de forma deportiva y alegre, que van inclinando la balanza hacia comportamientos mejores, más maduros y que a la larga se agradecerán, pero que de entrada cuestan trabajo ya que la voluntad está sin dominar. 2. Para tener voluntad hay que empezar por negarse o vencerse en los gustos y estímulos e inclinaciones inmediatas. Esto es lo realmente difícil, ya que toda educación de la voluntad tiene un trasfondo austero, sobre todo cuando se empieza. La labor de los padres es decisiva: saber hacer atractiva la responsabilidad, el deber y las exigencias concretas. La voluntad libera e inicia el vuelo hacia la realización del proyecto personal y de la felicidad. Liberación no es hacer lo que uno quiere o seguir los dictados inmediatos de lo que nos pide el cuerpo. Sino vencerse en pequeñas luchas titánicas para alcanzar lo mejor en el propio desarrollo y alcanzar el proyecto de vida. 3. Cualquier aprendizaje se adquiere más fácilmente a medida que la motivación es mayor. Estar motivado es tener el arco tenso para apuntar hacia lo mejor y esto se logra gracias a la fuerza de los contenidos que lo mueven. El que no sabe lo que quiere, el que no tiene la ilusión de alcanzar algo, es difícil que tenga la voluntad pronta y dispuesta para la lucha. 4. Es fundamental tener objetivos claros, precisos, bien delimitados y estables. Se ha de evitar la dispersión de objetivos y abarcar más de lo que uno puede, aplicándose a los propósitos y dejando de un lado todo aquello que aleja de las metas. Querer es pretender algo concreto y renunciar a todo lo que distrae y desvía de los planes proyectados. 5. Toda educación de la voluntad tiene un fondo de lucha, de esfuerzo, especialmente en sus comienzos. Los ríos desbordados de la gente joven hay que saber conducirlos hacia una meta que merezca realmente la pena. Ahí tiene su puesto la tarea del educador y de los padres. En el alpinismo –tarea que se parece mucho al fortalecimiento de la voluntad- lo importante es dar pequeños pasos hacia arriba, se va ascendiendo en la montaña no gracias a las grandes escaladas, sino a pequeños avances, al principio, costosos, y después, ya más fáciles, una vez que se vislumbra el paisaje desde la cima. 6. A medida que se tiene más voluntad uno se gobierna mejor a sí mismo, no dejándose llevar del estímulo inmediato. El dominio de uno mismo es uno de esos retos extraordinarios que nos elevan por encima de las circunstancias. Uno no hace lo que le apetece, ni lo más fácil, ni escoge el camino más blando, 82

Para tener en cuenta! sino que se dirige hacia lo que es mejor. Cuando la voluntad es más sólida, uno no se plantea el cansancio o lo que apetece, sino lo que sabe que será más positivo de cara a los planes y al proyecto de vida. 7. Una persona con voluntad alcanza las metas que se había propuesto, si es constante. Existe hoy la tendencia a la exaltación del modelo del ganador que deja en la estacada, a muchos perdedores. El compararse con otros, el mirar demasiado las vidas ajenas ofrece una cara negativa, deseando lo que no se tiene, queriendo obtenerlo sin esfuerzo. 8. Es importante llegar a una buena proporción entre objetivos e instrumentos, buscando la armonía entre fines y medios. Intentar una ecuación adecuada entre aptitudes y limitaciones, sacando lo mejor que hay en uno mismo, poniendo en juego la motivación junto al orden, la constancia, la alegría y la autoridad sobre nosotros mismos para no ceder hasta alcanzar lo propuesto. 9. Una buena y suficiente educación de la voluntad es un indicador de madurez de la personalidad. Una persona madura y con un cierto equilibrio psicológico ofrece un mosaico de elementos armónicamente integrados en donde la voluntad brilla con luz propia. 10. La educación de la voluntad no se termina nunca. El hombre es una sinfonía siempre inacabada, el haber alcanzado un buen nivel no quiere decir que no ha de esforzarse. Luego hay circunstancias de la vida que pueden conducir a situaciones inesperadas, difíciles o que obligan a reorganizar el tejido del proyecto personal. CUESTIONARIO PARA PADRES ¿Qué ilusiones tienen tus hijos? ¿Qué es lo que verdaderamente les preocupa? ¿Cuáles son sus retos a corto y largo plazo? ¿Cómo reaccionan ante la frustración? ¿En qué basan su seguridad? ¿Tienen tus hijos hábitos de estudio? ¿Tienen un horario? ¿Son tus hijos constantes en la práctica de algún deporte? 83

Los valores son los mismos, lo que ha cambiado es el ... - IEEM
Manual de la Alumna. Guía - Educación en valores
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Obras escogidas en prosa y en verso, publicadas é inéditas ..
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
Abrir - El club de los que deciden vivir
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Manual de Derechos Humanos para Personas con Discapacidades ...
Onfray_Michel-Antimanual_de_filosofia
Poesias completas: Iras santos, En la aldea, Azahares; Selva virgen ...
Nº 16 (oct. 1967) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Nº 16 (oct. 1967) - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Para mi el vivir es Cristo - Diocesi di Brescia