Views
9 months ago

LA LEY DEL SAQUEO

En un momento dado, los

En un momento dado, los espartanos, asesinos de nacimiento y de vocación, esclavizaron a la población de Mecenas Como todos los criminales natos, preferían arriesgar la vida en una guerra que trabajar honradamente para ganarse la vida. En este tren de acontecimientos, persas y griegos, vieron con alegría que se avecinaba, nada menos, que una ocasión propicia para la guerra De ella se desprendería una serie larga de encuentros guerreros denominadas las “Guerras Médicas” El instigador primero fue el mandamás de Persia Había que prepararse de la mejor manera posible, pues la oportunidad de un eventual saqueo era alentadora para todos los involucrados Temístocles dijo que la Hélade no podría saquear a nadie si es que no construía una flota invencible Pero surgió, de la nada, un tal Milcíades, quien creía que el derecho al saqueo debía empezar por una estrategia terrestre Los atenienses confiaron en él como líder El ejército persa desembarcó en la llanura de Maratón, lugar recomendado por Hipías, quien había sido anterior tirano de Atenas Ahora se había vendido a los persas El tránsfuga creía que la caballería persa tendría el espacio suficiente para desplegarse con mayor brío y eficacia Milcíades, en vez de esperar pasivamente la llegada de los hijos de Zoroastro, se decidió por la sorpresa 10

Lanzó todas sus falanges en contra del ejército enemigo, logrando crear pánico en las tropas persas Gran parte de los soldados se dieron a la fuga, perseguidas y diezmadas por los griegos, tal como se debe en momentos vitales como ése Artafernes, porfiado hasta la tozudez, creyó que no todo estaba perdido, que había lugar para igualar un tanto las cosas Imaginó que, si todo el ejército griego estaba en el campo de batalla, Atenas tendría que encontrarse indefensa En consecuencia, ordenó una gira hacia la ciudad y encontrar la ocasión para dar rienda suelta a su vocación de verdugo. La Maratón Original Pero Milcíades no era algún improvisado y envió a Filípides para que corriera a la ciudad e insuflara moral a los atenienses Lo haría, anunciándoles el gran triunfo logrado en la llanura de Maratón Al parecer, nunca sabremos por qué el bueno de Filípides, en vez de montar un caballo, decidió realizar una carrera olímpica Dio el mensaje, cayó muerto y, desde entonces las olimpiadas tuvieron su marcha de largo aliento Milcíades llegó y Artafernes, que tampoco era un amateur en eso de calcular los riesgos de un saqueo, decidió irse por donde había venido Milcíades, con los vapores del triunfo en la cabeza, quiso mostrar que su capacidad de robo era expandible Para probarlo, atacó a los habitantes de la isla de Partos, la sitió y exigió un montón de dinero, en oro y joyas 11

Breve historia de la caida del Imperio romano - David Barreras
confesiones-de-un-ganster-economico-john-perkins1
el antiagustinismo político de dante alighieri - Universidad Adolfo ...
El Imperio Ibérico : sus grandezas y decadencias, su influencia en el ...
La guerra de los imperios - Publicaciones Periódicas del Uruguay
una ley novedosa para el sistema canario de seguridad
Hobsbawm_HistoriadelSiglo_XX