Views
5 months ago

LA LEY DEL SAQUEO

Puesto ahora a servicio

Puesto ahora a servicio de Luis XVIII, Ney, subyugado por la languidez de sus cortesanas, había jurado que traería al corso en una jaula Ahora están frente a frente: a este lado, Ney, su invencible caballería y, como corresponde, detrás de los caballos, los soldados Al otro lado, Napoleón, que desmonta para acercarse al eventual enjaulador, le clava la mirada, como Mario había hecho con el soldado Ney recibe el láser de las pupilas imperiales, deja a un lado la visión de las cortesanas; piensa que se puede volver a los días de gloria Desmonta, abraza a Napoleón y los soldados de ambos ejércitos corean el encuentro histórico Lo mismo pasa ahora con el soldado y Mario Éste se fuga, pero, al saber que Sila no estaba en Roma, vuelve, se reúne con Cinna, que oficiaba de cónsul En un acuerdo unánime, matan a todos los amigos de Sila; por su lado, Sila regresa y devuelve cortesías a Mario En este intercambio de cortesías mutuas, Cinna es asesinado por sus propios soldados, mientras Sila degüella a los amigos de ambos Con la intención de no humillar a ninguno, excluyéndolo de la lista de quienes debía desaparecer, había anotado los nombres de todos Sin excepciones, no vaya a ser que un olvido al azar, le prive a uno de ellos el placer y el honor de ser borrado del mapa. ¡No faltaba más! La democracia, abuela de la convivencia humana, esencia de la igualdad de los no iguales y de la sabiduría de la justicia comunitaria sentencia: ¡O aniquilamos a todos o en qué país estamos! 42

A su turno, Sila muere, se dice, comido por gusanos, tal vez por una gangrena no curada. Mario, cosa extraña, muere de viejo Un privilegio que los líderes de la época no gozan a menudo Luego de este remolino de mátame que te mataré, aparece, en la historia de Roma y del mundo, un personaje que emularía la de Alejandro Julio César (-100 a – 44) Procedente de una antigua familia del patriciado romano, conocidos como “los Julios”, Cayo Julio César fue educado con maestros griegos Pero, a pesar de su alcurnia, se acercó al lado de los de Mario y forma el triunvirato con Marco Licinio Craso y Pompeyo Aunque no fue emperador, su importancia es tal que Suetonio lo describe en su obra “Los Doce Césares”, como el primero Y también como el más grande de todos ellos A los 17 años fue nombrado sacerdote de Júpiter, se casó con Cornelia, hija de Cinna, matrimonio del cual nacería Julia Sila lo despoja del sacerdocio y de las riquezas de Cornelia y también cree oportuno que César duerma en un domicilio diferente cada noche Si Mario había conocido los pantanos, no había razón para que Julio desconociera las aventuras de dormir ahora en una cama y mañana no Así por meses enteros. Se le perdonó al fin, pero al hacerlo Sila dice: “Sepan que llegará un día, en que ése, que tan caro les es, destruirá el partido de los nobles… porque en César hay muchos Marios.” El Primer Triunvirato Era el año -60, los cónsules Pompeyo y Craso abrogan la constitución de los aristócratas formulada por el dictador Sila 43

confesiones-de-un-ganster-economico-john-perkins1
el antiagustinismo político de dante alighieri - Universidad Adolfo ...
El Imperio Ibérico : sus grandezas y decadencias, su influencia en el ...
La guerra de los imperios - Publicaciones Periódicas del Uruguay
Lucio Emilio Paulo y el derecho de guerra - Occidens
una ley novedosa para el sistema canario de seguridad
Hobsbawm_HistoriadelSiglo_XX