Views
10 months ago

2017-12-01 Muy Interesante Extra Historia

MUY ESPECIAL II GUERRA

MUY ESPECIAL II GUERRA MUNDIAL: EPISODIOS OSCUROS Víctimas de la ira polaca Los civiles polacos, pese a sus padecimientos a manos de alemanes y soviéticos, también fueron protagonistas de actos detestables. El primero tuvo lugar en Bydgoszcz, a orillas del Vístula. Esta ciudad polaca, conocida por los alemanes como Bromberg, tenía habitantes de origen germano desde siglos atrás, pero nunca se habían dado problemas de convivencia entre ambas comunidades. Sin embargo, el 3 de septiembre de 1939, ante el avance incontenible de la Wehrmacht, los polacos de Bydgoszcz hicieron pagar a sus vecinos de origen teutón la rabia y frustración que sentían por la invasión de su país. Al grito de “¡Muerte a los alemanes!”, fueron apaleados, fusilados o acuchillados. Los polacos utilizaron hachas, sierras, martillos, palas o barras de hierro. Se cree que fueron asesinados 1.100 alemanes. Escenas similares se verían el 10 de julio de 1941 en Jedwabne, un pequeño pueblo al este de Varsovia. En este caso, las víctimas inocentes serían los 1.683 judíos de la localidad. La mayoría de ellos fueron quemados vivos en un granero de gran tamaño. Pogromos y antisemitismo. Durante años la matanza fue atribuida a los Einsatzgruppen de las SS, ya que la zona había quedado bajo control alemán, pero en 2001 se desveló que los asesinos habían sido sus propios vecinos polacos. Estos El 3 de septiembre de 1939, en el “domingo negro de Bromberg”, los polacos masacraron a 1.100 alemanes. Aquí, la recuperación de cadáveres. habían dado rienda suelta a su antisemitismo ante la mirada complaciente de las tropas germanas. Las aldeas vecinas de Wasosz y Radziłów también fueron escenario en esas fechas de terribles pogromos contra los judíos locales. su posesión más preciada, un colchón, además de algo de comida. La multitud corría por calles colapsadas, pero a los rezagados el fuego los alcanzaba. Los colchones resultaron una carga mortal, pues ardían rápidamente. Cuando la gente llegó al río, se vio rodeada por el fuego. Muchos saltaron, tan solo para ahogarse. Otros se agarraron a balsas. Había madres con sus bebés a la espalda que se asían a cualquier cosa que flotara; sus cabezas quedaban por encima del agua, pero las de los bebés permanecían por debajo, así que los niños se ahogaron sin que las madres se dieran cuenta. Aquellas madres enloquecieron al ver lo sucedido. En algunos puntos, la superficie del agua, cubierta de madera y petróleo, había prendido, pero la gente seguía zambulléndose desde la orilla y los puentes.Todos saltaban a aquel mar de llamas, incapaces de mantener la calma. Las escenas de horror diferirían poco de las que se vivieron en Hiroshima y Nagasaki. En el ataque se emplearon 1.700 toneladas de bombas, arrojadas por 279 bombarderos B-29. En el epicentro del incendio se alcanzó una temperatura infernal de 980 ºC, ya que muchas casas estaban construidas con madera. Una cuarta parte de la ciudad quedó totalmente arrasada. El emperador Hirohito abandonó, en un gesto insólito, su palacio en el centro deTokio (uno de los pocos edificios que habían sobrevivido a la tormenta de fuego) para visitar las zonas de la ciudad devastadas por un bombardeo que se convertiría en el preludio del horror atómico que estaba por llegar. El maltrato a prisioneros, un asunto polémico Denunciar el trato que recibieron los soldados alemanes al acabar la guerra resultaba, sin duda, poco pertinente después de que se conociera el infierno de los campos de concentración. Las tropas aliadas,tras contemplar los horrores de Buchenwald o Dachau, difícilmente podían mostrarse benevolentes con cualquiera que llevara el uniforme germano. Seguramente por este motivo, la suerte que corrieron los prisioneros de guerra La destrucción de Dresde. Derecha, una pira funeraria junto al Monumento a la Victoria de esta ciudad alemana, a los pocos días del bombardeo aliado del 13 de febrero de 1945. La urbe fue totalmente arrasada y murieron entre 20.000 y 30.000 personas. FOTOS: GETTY IMAGES; EFE/ ZUMA PRESS 18 muyinteresante.com.mx

FOTOS: GETTY IMAGES Más víctimas que en Hiroshima y Nagasaki Al tratarse de un bombardeo convencional y no nuclear se le ha prestado menos atención, pero el 10 de marzo de 1945 murieron carbonizados en Tokio más de 100.000 seres humanos. alemanes ha sido orillada por los historiadores. Los aliados se encontraron con unos 12 millones y medio de prisioneros. La mitad estaba en manos de los estadounidenses, quienes establecieron 19 campos para confinarlos. Ese aluvión tenía que ocasionar, por fuerza, graves problemas por la manutencióndetalcontingente, pero los norteamericanos parecieron querer agravar su precaria situación. El general Eisenhower dio órdenes de que la población civil no diera un solo gramo de comida a los prisioneros. Los que se acercaban a entregar algún alimento se arriesgaban a ser baleados. Los prisioneros tenían que malvivir en agujeros practicados en el suelo, expuestos a las inclemencias del tiempo, ya que los campos no eran más que explanadas rodeadas de alambre de púas, sin ninguna construcción para cobijarlos ni instalaciones sanitarias. Cada campo estaba dividido en recintos delimitados por alambradas, con capacidad para unos 10.000 hombres. Los internos apenas disponían de agua para tomar –podía haber un grifo para miles de ellos– y solo contaban con la ropa que vestían en el momento de ser capturados. El juicio de la Historia Se dio el caso de jóvenes de las SS que fueron detenidos de noche en sus casas y tuvieron que pasar todo su cautiverio con el pijama que tenían en ese momento. Al principio, los estadounidenses repartían una rebanada de pan para cada 25 hombres,y luego para cada 10, por lo que era habitual alimentarse de hierbas y algún tubérculo. La deshidratación, la desnutrición y las enfermedades estaban muy extendidas. Según los aliados,los alemanes no podían reclamar los derechos de los prisioneros de guerra recogidos en la Convención de Ginebra, porque su Estado había dejado de existir. A la Cruz Roja no se le permitió inspeccionar los campos hasta que comenzaron a ser desmantelados. No se ha podido establecer cuántos prisioneros murieron a consecuencia de las condiciones del cautiverio, que se prolongó hasta septiembre de 1945. La cifra oficial es de 3.000, pero se cree que esta pudo superar Las tropas aliadas, tras ver el horror de Buchenwald o Dachau, no fueron benevolentes con los presos alemanes. los 10.000. Al menos, los estadounidenses no cumplieron finalmente con uno de los compromisos alcanzados en Yalta, que era la entrega a los soviéticos de cinco millones de prisioneros germanos para ser utilizados como trabajadores,lo que hubiera incrementado el número de víctimas en la zona. Con el final de la guerra, los crímenes de guerra cometidos por el Eje serían juzgados en procesos como los de Núremberg o Tokio, y en otros posteriores en distintas ciudades. En cambio,los excesos y atropellos cometidos por los aliados no serían juzgados, quedando esa responsabilidad tan solo en manos de la Historia y no a cargo de la justicia. 12 millones y medio. Fue la cifra de prisioneros de guerra alemanes: muchos fueron internados en campos (abajo, un contingente de ellos esperando a ser trasladado a uno). muyinteresante@televisa.cl 19

De esto contaréis a vuestros hijos… - Forum för levande historia
La gran guerra. Del Sena al Vístula - Historia y Verdad
El auge de los totalitarismos - Materiales y recursos para Historia ...
Historia del Holocausto: Panorama General (pdf)
Breve Historia Del Holocausto Nazi. • Página - Mundodescargas.com
LA SEGUNDA GUERRA MUNDIAL – HISTORIA ... - Bibliocuba
36 PREGUNTAS Y RESPUESTAS - The Museum of Tolerance
Desde la casa de los muertos. Sobre la historia europea moderna
Guía de Estudio de Historia Mundial Contemporánea I