Views
1 week ago

doc_mge_m4t6

Inversión en

Inversión en generación y el problema de la seguridad de suministros en tecnología de punta del sistema, debido a la propia aversión al riesgo del OS y las autoridades públicas -obviamente, mientras no sea la demanda la que reaccione y manifieste el valor que concede a la fiabilidad, este problema surge sea cual sea la alternativa elegida. Es una alternativa altamente intervencionista que además interfiere muy significativamente con el mercado, segmentándolo en dos partes, el mercado competitivo y los grupos constituidos como reservas estratégicas de capacidad. Ambas opciones proveen ingresos para unos pocos generadores pero reducen los precios del mercado de energía para todos. Así, la parte competitiva deja de “ver” el precio que los generadores de punta marcarían en el mercado, lo que impide que la teoría marginalista funcione y que se recuperen adecuadamente los costes de inversión incurridos. No parece saludable conducir al operador del sistema a una función que en principio no le corresponde haciéndole que oferte en el mercado de energía. La venta de energía por parte del OS en el mercado puede distorsionar drásticamente el funcionamiento del mismo, lo que plantearía la conveniencia de incluir alguna garantía a los agentes de que la capacidad de intervención del OS está limitada. Un forma de proteger el mercado de energía sería definiendo un precio de ejercicio a partir del cual el OS permitiría que las unidades contratadas ofertasen en el mercado spot de energía (y que por lo tanto resultasen despachadas) o los mercados de reservas. Este precio de referencia -o ejercicio- vinculado a la contratación de estos generadores tendría la función de un precio tope en el mercado de energía y este sería al tiempo el precio reconocido a las reservas estratégicas. De todas formas, este precio debería ser lo suficientemente alto como para evitar interferir en el mercado de energía, y debería al tiempo combinarse con un pago por capacidad para el resto de generadores que compensase de alguna manera la pérdida de ingresos inframarginales. Compras vía subasta de un producto vinculado a la fiabilidad El mecanismo adecuado debería replicar un mercado en el que generadores y consumidores firman contratos de largo plazo de tal modo que se reduce el riesgo de los generadores de punta y al tiempo los consumidores se protegen de precios anormalmente altos. Dado que se comprueba que este mercado no surge por sí mismo, la última alternativa que vamos a presentar a continuación plantea crear artificialmente un mercado de largo plazo orientado a la estimular la fiabilidad del sistema. 34

Generación Eléctrica La idea principal consiste en que el ente regulador compre a los generadores en nombre de toda la demanda, un volumen de un producto predefinido que implique fiabilidad, denominado contrato o producto de fiabilidad. Dado que los consumidores no son lo suficientemente activos, el regulador se responsabiliza en su nombre, lo que resulta equivalente a imponerles que compren. La compra se organiza mediante una subasta en la que los generadores compiten por proveer el servicio, de tal suerte que tanto el precio de los contratos de fiabilidad como la distribución entre los diferentes generadores vienen determinadas por las fuerzas del mercado. Un producto adecuado sería la opción de fiabilidad (descrita anteriormente). España, propuesta del Libro Blanco (Pérez-Arriaga, 2005) La propuesta del Libro Blanco planteaba un procedimiento para asegurar un margen prefijado de cobertura de capacidad instalada disponible sobre la demanda, en caso de que el mercado por sí mismo, junto con el pago existente por garantía de potencia, no lo proporcione. Este mecanismo adicional solamente debe utilizarse si el sistema no consiguiese atraer suficiente generación como para mantener el margen de cobertura deseado. La idea consiste en mantener el mismo producto de garantía de suministro de largo plazo que se acaba de describir, pero permitir que la Administración pueda convocar una subasta cuando detecte que no hay suficiente inversión en el sistema, para que los nuevos entrantes determinen cuál es el valor del pago por garantía de potencia -éste es un valor regulado y prefijado para los grupos ya existentes- que necesitan para entrar al mercado español. Así, los generadores existentes seguirían cobrando el precio regulado y los generadores nuevos que resultasen ganadores de la subasta cobrarían el precio de equilibrio de ésta durante cinco años; al cabo de ese tiempo pasarían a tener la consideración de generadores existentes y a percibir el mismo precio regulado que éstos. Colombia En Colombia se adquieren mediante subasta “obligaciones de energía firme” para toda la demanda más un margen de reserva. La energía firme de los grupos hidráulicos se calcula en función de la energía que pueden entregar en la estación de máximo 35