Views
9 months ago

TRAUMAS EMOCIONALES

nes nos dicen no sólo

nes nos dicen no sólo quiénes somos, sino también lo que llegaremos a ser. A medida que los reflejos pasan a ser parte de nosotros mismos, tomamos la forma de la persona que vemos en el espejo de la familia. ¿Recuerdas la última vez que fuiste a un p~rque en que hay espejos cóncavos y convexos? Te mIraste en un espejo y te viste como un esqueleto, con manos larguiruchas. En el siguiente estabas redondo como una pelota. Otro espejo los combinaba a los dos, de modo que de la cintura para arriba eras como una jirafa, mientras que de la cintura para abajo eras como un hipopótamo. . . El ver tu figura en los espejos fue una expenenCIa divertida, especialmente para la persona que esta?a a tu lado. Se caía de risa al verte. ¿Qué había sucedIdo? Los espejos estaban modelados de forma que te veías según la curvatura del cristal. Ahora bien, pon estos espejos en la familia. ¿Qué pasa si tu madre, tu padre, tu hermano, tu hermana, tus abuelos, las personas importantes en tu vida de niño, de alguna forma cada uno de los espejos reflejan una imagen deformada de ti? ¿Qué pasaría? No tardarías mucho en desarrollar una imagen de ti mismo como si te estuvieras mirando en los espejos de la familia. Después de poco empezarías a obrar y hablar y relacionarte con los tuyos de manera que se ajustaría a la imagen que habrías estado viendo en estos espejos. En nuestros retiros en Ashram celebramos una sesión llamada «La hora de la Franqueza» o «del Corazón abierto», en que la gente comparte de modo franco sus necesidades más profundas. La pregunta que hacemos durante esta hora es la siguiente: «¿Qué hay en tu vida que te impide ser lo máximo para Jesucristo?» Una noche un pastor se levantó para compartir sus experiencias con otros. Tendría unos cuarenta años, era de buen parecer, en el vigor de la vida, un triunfador. Era pastor de una iglesia próspera y grande. Pero confesó con profunda emoción temores importunos de inadecuación, su batalla constante 78 con sentimientos de inferioridad. Era muy sensible a lo que la gente decía de él y cualquier crítica le dejaba paralizado. El temor le impedía lanzarse a actividades creativas en el ministerio a las cuales sentía que Dios le había llamado. Después de la sesión vino a verme un líder de la iglesia y me dijo: -Como puede comprender, nunca habría creído poder oír estas palabras de este pastor. Es un hombre apuesto y que tiene éxito. Tiene una familia excelente y una iglesia maravillosa. Nunca podría haber pensado que hubiera este tormento en el corazón de este hombre. Resultó que yo conocía a la familia de aquel pastor. Sabía la forma en que había sido descuidado por su padre, y que este «espejo» cuenta mucho. Si un pa­ ?re no dedica tiempo a su hijo, le manda un mensaje Importante: «No tIenes importancia para mí. Tengo otras cosas más importantes que hacer.» Yo sabía que su padre le había rebajado muchas veces, y que su madre, con su espiritualidad azucarada, había tratado de ayudarle cuanto podía. Su modo de ayudar era recordarle lo que se esperaba de él, o bien le comparaba con s~ hermana mayor, que era muy inteligente y atractIva. Yo conocía los espejos curvos destructivos del. ~escuido y la falta de afecto, la crítica y la comparaClOn en que su estimación propia se había formado o, mejor, deformado. Estas heridas estaban aún infectando su personalidad treinta años más tarde siendo un freno a su potencial y saboteando su servi~ cio a Dios. En caso de que a algunos esto pueda parecerles que ~s~oy buscand.o alguien a quien echar la culpa, permItIdme que dIga que no lo estoy haciendo. En ~ste mundo caído e imperfecto todos los padres son Imperfectos en su tarea de criar a los hijos. La mayoría de los padres que conozco están haciendo lo mejor que pueden. Por desgracia, nuestros modelos iniciales no fueron en modo alguno ideales, si vamos regres~ndo hasta Adán y Eva. Caín y Abel tienen que haber VIsto mucha tensión y conflicto: su hogar tiene que 79

educación emocional - Jeder Libros
la resistencia humana ante los traumas y el duelo - Paliativos Sin
INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Diapositivas "Inteligencia Emocional" (NUEVO) - Ugel 05
Inteligencia Emocional Biblica - Biblical EQ
definiendo el amor sumario - Fraternidad Cristiana de Personas con ...
Proyecto de Vida y Planeamiento Estratégico ... - Capital emocional
Proyecto de Vida y Planeamiento Estratégico ... - Capital emocional
Curso Intensivo de INTELIGENCIA EMOCIONAL - Emagister
Procesamiento emocional en personas con sintomatología obsesivo ...
Autocopia_de_seguridad_deRevista Nro 17 - La Red del Camino
Lecciones de vida por medio de soliloquios e historias
II Plan integral de salud mental en Andalucía - Capital emocional
Revista Noviembre 2017 Tierra del corazón