Views
3 years ago

0077 - Viento Sur

0077 - Viento Sur

americano. Decenas de

americano. Decenas de millones de americanos están siendo excluidos del juego político porque sus necesidades están siendo ignoradas”. Tras la clara victoria de Bush, la derecha estará a la ofensiva: intentando recortar o incluso ilegalizar el aborto, debilitar los sindicatos, reducir el gasto social y hacer retroceder las libertades civiles. El voto también se tomará como una ratificación de la ocupación estadounidense de Irak y un apoyo a más agresiones imperialistas. La victoria de Bush supondrá también la desmoralización de muchos activistas. Los comentaristas liberales culparán al pueblo llano “retrógrado” o “tonto” de la victoria de la derecha en lugar de señalar las desastrosas estrategias corporativas de los demócratas. Sin embargo, mientras Bush se escore a la derecha, terminará por llegar a un límite que provoque una respuesta. Esto fue lo que ocurrió con la llamada “revolución republicana” de 1994, cuando el “Contrato por América” de Newt Gingrich quedó en letra muerta a los pocos meses. Es muy importante recordar que no fueron los políticos demócratas, sino las acciones de la gente común las que cambiaron el sentido de la marea con una oleada de protestas por todo el país, iniciando un cambio en la política de los EE UU. A finales de su primer año como portavoz del senado, Gingrich iba camino de convertirse en el político más impopular de los EE UU. Necesitamos aprender de ese ejemplo para enfrentarnos a los ataques de la derecha hoy día. Probablemente el inminente ataque sobre Faluya superará en horror a lo visto hasta hoy y demuestra la necesidad de reavivar el movimiento antiguerra. La protesta que el 3 de noviembre en Chicago reunió a unas 1000 personas contra la guerra es un comienzo esperanzador. Los intentos de Bush para ilegalizar el aborto deben ser resistidos con acciones que presionen sobre los políticos. La economía también supone otro terreno minado para Bush, donde otro revés podría significar una pérdida de popularidad. El movimiento obrero debe estar a la altura de la lucha, empezando por la solidaridad con los 14.000 trabajadores de hostelería y casinos que se han declarado en huelga en Atlantic City y San Francisco. El activismo y energía que se desvió a las elecciones durante la mayor parte de este último año, debe ser redirigido hacia la construcción de una agenda alternativa. Los demócratas son un peso muerto en esta lucha por el cambio social. Poner fin a la ocupación de Irak, oponerse al militarismo americano, luchar por empleos decentes y una auténtica sanidad pública, todo ello debe constituir la base para la reconstrucción de una izquierda capaz de luchar por los intereses del pueblo trabajador. El momento para empezar el contraataque es éste. 5/11/2004 Traducción: Enrique Rodríguez 12 VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004

III Foro Social Europeo Tres reflexiones y una conclusión Josep M. Antentas, Josu Egireun Tras la resaca inicial que producen los foros Sociales, la tercera edición del FSE celebrada en Londres del 14 al 17 de octubre en Alexandra Palace y Bloomsbury y la tensión en la que se ha visto envuelto desde su prolegómenos hasta su conclusión, con situaciones inauditas durante su desarrollo /1, demanda una reflexión en torno a su futuro en aras de preservar los fundamentos del mismo. Ahora bien, para entender lo que ha ocurrido en esta tercera edición, hay que tener en cuenta dos elementos: las condiciones generales en que se ha llegado al foro y las características internas de los movimientos del Reino Unido involucrados en su preparación. Vayamos a ello. A diferencia del de Florencia o París, este foro no venía precedido ni de movilizaciones como las de Génova que prologaron el Foro de Florencia, ni de movilizaciones contra la guerra o las contrarreformas neoliberales (un millón de manifestantes en París contra la reforma de la escuela y más de 300.000 personas en Larzac contra la OMC en pleno verano) que antecedieron al de París. Más bien, y aún cuando en vísperas del foro despuntaban luchas importantes en Alemania y Holanda (en este país la mayor movilización tras la 2ª Guerra Mundial), para el conjunto del movimiento el año transcurrido de París a Londres ha sido poco productivo. Un año en el que la ausencia de una jornada de movilización europea contra el proyecto neoliberal y el conjunto de ofensivas (jornada, privatización de servicios públicos, amenazas de deslocalización...) a las que el movimiento ha tenido que enfrentarse sin resultados positivos, han dejado su huella: porque los latidos del foro van ligados al estado del movimiento. En distintos países han estallado luchas importantes, de carácter defensivo y reactivo, pero sin poder realizarse iniciativas internacionales coordinadas generales o específicas. No obstante, esto no impide señalar algunos desarrollos positivos, como la jornada del 31 de enero de este año en defensa de los derechos de los inmigrantes, de alcance modesto, pero que constituye un paso en la buena dirección. Un proceso conflictivo En lo que se refiere a las relaciones entre los movimientos sociales del Reino Unido y el proceso de preparación del FSE, la situación ha sido (y es) muy compleja. La decisión de realizar el foro en Londres estuvo basada en la gran capacidad de movilización mostrada en las campañas contra la guerra y en la voluntad de llevar el 1/ Desde debates que han terminado en insultos, interrupción de un seminario sobre Irak por la actitud de un grupo sobre uno de los oradores, detención por la policía de grupos que se manifestaron de forma no violenta ante el FSE, conflictos con el colectivo de intérpretes Babels, etc. VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004 13

Algo se mueve en la izquierda - Viento Sur
Algo se mueve en Alemania - Viento Sur
Hay que recuperar una vida más erótica, en el sentido ... - Viento Sur
"Abasso Italia". Reflexiones sobre una nación ... - Viento Sur
Carta abierta de un insumiso - Viento Sur
quo vadis? Cuestiones en litigio para la teoría de las ... - Viento Sur
Entrevista a Abraham Serfaty - Viento Sur