Views
3 years ago

0077 - Viento Sur

0077 - Viento Sur

la pública, para que la

la pública, para que la concertación no suponga, en ningún caso, el cierre de plazas públicas. 2) congelar el capítulo de las subvenciones a la enseñanza privada y multiplicar el esfuerzo en la creación de plazas públicas en todos los niveles educativos para garantizar, de este modo, un puesto escolar público y enteramente gratuito a todos los ciudadanos. Sólo después de asegurar estas condiciones mínimas para detener el actual proceso de destrucción de la escuela pública, tendrá sentido discutir sobre otros aspectos, que son importantes y necesitan cambiar, pero a los que la consolidación de la actual fragmentación del sistema educativo relega momentáneamente a un segundo plano. 2 La educación no es una mercancía El neoliberalismo contraataca Carlos Sevilla Alonso La educación se enfrenta a múltiples amenazas que pretenden reducirla a la condición de mercancía. De la escuela republicana francesa a la universidad de masas tras la segunda guerra mundial, los sistemas educativos han reproducido y reproducen las desigualdades de clase. Por otro lado, aparecen nuevas resistencias que ponen en el orden del día, la defensa del servicio público y la búsqueda de alternativas al modelo educativo neoliberal. La educación, como el resto de servicios públicos, está en el punto de mira de la UNICE (patronal europea), la OCDE, la ERT (European Round table of industrialist), la Comisión Europea, en el seno de la OMC con el AGCS y en las reformas que cada uno de los estados está emprendiendo con el fin de ‘liberalizar’ este servicio público y abrirlo a la voracidad del capital. Pero más allá de estas tendencias coyunturales, los sistemas educativos formales han contribuido y contribuyen a la reproducción estructural e ideológica de la sociedad de clases. Cada vez más, la educación tiene una función económica y progresivamente menos ideológica, pues esta última función ha sido sustituida por la prensa, la radio, la televisión o la publicidad. 80 VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004

Es a partir del siglo XX cuando los avances de las tecnologías industriales, el crecimiento de las administraciones públicas y el desarrollo de los empleos comerciales hicieron renacer la demanda de mano de obra cualificada. El sistema educativo se abrió desde ese momento a secciones “modernas”, técnicas o profesionales. Se empezaba a asignar a la enseñanza una función económica. Tras la segunda guerra mundial el papel económico de la escuela se impuso. El surgimiento del llamado estado del bienestar, con base a un crecimiento económico fuerte y duradero de innovaciones tecnológicas pesadas y de largo alcance, exigía un crecimiento de la mano de obra asalariada y una elevación general del nivel de instrucción de los trabajadores y de los consumidores. Los presupuestos de educación pasaron del 3% del PIB en los años 50 al 6-7% del PIB a finales de los años 70. Los aspectos cualitativos de la adecuación enseñanza-economía (objetivos, contenidos, métodos, estructuras) se volvieron cuestiones de menor importancia. La enseñanza secundaria (y la superior en menor medida) que se masifica entre 1950-80 no cambia fundamentalmente de naturaleza. Esta masificación viene a dar igualmente un impulso al papel del sistema educativo como instrumento reproductor de la estratificación social. La demanda de mano de obra en los sectores de servicios y en la administración parece ofrecer ciertas expectativas de promoción social, pero la masificación (unida a la no-democratización de las estructuras) produce también el aumento del fracaso escolar y del número de repetidores convirtiéndose así en una nueva selección jerarquizante. Tras el nuevo contexto económico definido por la crisis estructural de los años 70, el crecimiento del gasto público, dentro del cual la educación ocupa una situación preponderante, se ve brutalmente frenado. Los dirigentes de los países capitalistas toman plena conciencia de este nuevo entorno y de las nuevas misiones que éste impone a la enseñanza. Un nuevo entorno Este nuevo entorno se caracteriza por: -Innovación tecnológica constante: las industrias y los servicios se apoderan de esas innovaciones para obtener mayor productividad o para conquistar nuevos mercados. Introducción de las tecnologías de la comunicación en la producción y en los mercados de masas. La previsibilidad económica se reduce sin cesar. -Reformas en el mercado laboral: cada vez mayor precariedad en el empleo. Los trabajadores se ven obligados a cambiar regularmente de puesto de trabajo, de empleo, incluso de oficio. El crecimiento del número de empleos de alta cualificación (informáticos, ingenieros, especialistas de sistemas informáticos y gestión de redes) aumenta en porcentaje pero no en volumen, por otro lado, el crecimiento es aún más explosivo en los empleos de bajo nivel de cualificación (o de formación de corta duración en el propio centro de trabajo). VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004 81

Algo se mueve en Alemania - Viento Sur
Algo se mueve en la izquierda - Viento Sur
"Abasso Italia". Reflexiones sobre una nación ... - Viento Sur
Hay que recuperar una vida más erótica, en el sentido ... - Viento Sur
Carta abierta de un insumiso - Viento Sur
quo vadis? Cuestiones en litigio para la teoría de las ... - Viento Sur