Views
4 years ago

0077 - Viento Sur

0077 - Viento Sur

semejante escala, un

semejante escala, un fenómeno nuevo en nuestra historia. Es pronto para saber como se comportarán cuando comprendan que han sido traicionadas de nuevo. Considerada en una perspectiva histórica, la revolución brasileña ha madurado, aunque las condiciones para realizarla no hayan sido construidas. Cuando lo viejo ya murió y lo nuevo aún no ha nacido, los tiempos son muy inciertos. Como fuerza transformadora el PT ya ha dejado de existir (la brava Luizianne es la excepción a la regla [militante de la izquierda del PT, elegida alcaldesa de Fortaleza, pese a no estar avalada por la dirección de partido]). Nuestra tarea, ahora y por mucho tiempo, es refundar la izquierda para refundar Brasil. Antes de que sea demasiado tarde. Traducción: M. Romero El PT ha perdido una metrópoli y una ciudad símbolo Charles André Udry La segunda vuelta de las elecciones municipales se han celebrado este 31 de octubre en Brasil. Primera constatación: el PT ha perdido una metrópoli, Sao Paulo, en la que el enfrentamiento electoral municipal funcionaba, parcialmente, como un test nacional. Marta Suplicy, ex alcaldesa, ha obtenido sólo el 45% de los votos contra José Serra, el dirigente del PSDB (Partido de la Social Democracia Brasileña) y antiguo candidato derrotado por Lula en las elecciones presidenciales en 2002. En Porto Alegre (1,4 millones de habitantes), la ciudad del Foro Social Mundial, la lista llamada de Frente Popular, a la cabeza de la cual se encontraba Raúl Font, ha reunido algo menos del 46,68 % de los votos; Fogaça, el candidato de la derecha: 53,32%. La diferencia es mayor de la atribuida por los sondeos una semana antes de la votación. El gobernador del estado de Río Grande del Sur, Germano Rigotto, que había derrotado al candidato PT en 2002, apoyaba a Fogaça. Porto Alegre está “en manos del PT” desde hace 16 años. Su administración y “su partido” fueron influenciados por una corriente del PT: Democracia Socialista (DS), de la que Raúl Pont era el principal animador. La experiencia del “presupuesto participativo”, aún estos últimos años, ha recibido loas que van del PS francés, pasando por la “izquierda plural” de Ginebra, hasta los defensores del “socialismo municipal” inglés. La historia no 38 VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004

demuestra. Sin embargo, indica que, cuando la reflexión política se acerca a la línea de flotación, “ejemplos exóticos” pueden ser utilizados por algunos ilusionistas para atribuir una autoridad –en su país– a orientaciones más que discutibles. El “presupuesto participativo” ha servido también para eso. Interrogantes en Porto Alegre Raúl Pont es un militante con mucha experiencia, cuya honestidad no ha sido nunca puesta en cuestión, en un país en que la corrupción marca la vida política. Por ello, frente a esta derrota electoral y frente a la política de Lula surgen dos cuestiones. La primera: cuál es la relación entre la derrota electoral de Raúl Pont y del PT en Porto Alegre, de un lado, y el descrédito de la política del gobierno Lula, del otro. Raúl Pont, en diversas ocasiones, ha reconocido que la política del gobierno Lula “ensombrecía” su combate electoral. Pero nunca ha denunciado esa política. Hay que tener también presente que los recursos presupuestarios de Porto Alegre dependen en gran medida de las decisiones presupuestarias y fiscales del Estado federal. Esta vez era difícil, para justificar un presupuesto participativo cada vez más escaso (la parte de los gastos “decidida” por los ciudadanos es cada vez más restringida), atribuir las responsabilidades de ello al gobierno federal. A menos que se atacaran sus decisiones de austeridad presupuestaria y su liberalismo en el terreno de los impuestos. Sin embargo, como hemos visto, Raúl Pont no ponía en cuestión, en el fondo, esta política. A partir de ahí, la identificación entre el PT de Raúl Pont, la DS y el gobierno ha facilitado la pérdida de prestigio del PT de Porto Alegre. Esto se ha concretado en el terreno electoral. Una segunda interrogación: “¿el presupuesto participativo cambia la vida de la gente?”. No demasiado, han respondido los electores y electoras. Hay que tener en cuenta un hecho: la política presupuestaria decidida por el estado federal central tiene repercusiones directas sobre las asignaciones atribuidas a las entidades subordinadas: los estados y las municipalidades. El “presupuesto participativo” es efectivo en un asunto: descargar los efectos de las responsabilidades centrales de la política de los gobernantes (en términos de decisiones fiscales que afectan a las rentas mobiliarias e inmobiliarias) sobre las entidades “inferiores”. Este federalismo fiscal y presupuestario, cuando se combina con un “presupuesto participativo”, permite introducir un aire de coparticipación de los ciudadanos y ciudadanas en la distribución... de la pobreza. Y todo esto se efectúa sin que el origen de los recursos reducidos puestos a disposición y sobre los que “se decide” esté en el centro del debate y de la movilización. Así, no son puestas en cuestión ni la concentración de la riqueza dejada intacta por Lula ni la política de “redistribución” muy parcial de esta riqueza que los impuestos deberían asegurar. En 2002, el PT había perdido el estado de Río Grande del Sur (de que Porto Alegre es la capital). Una de las explicaciones utilizadas, entonces, por la izquierda del PT para explicar este revés –en uno de los raros estados que el PT dirigía– había VIENTO SUR Número 77/Noviembre 2004 39

Algo se mueve en Alemania - Viento Sur
Algo se mueve en la izquierda - Viento Sur
"Abasso Italia". Reflexiones sobre una nación ... - Viento Sur
Hay que recuperar una vida más erótica, en el sentido ... - Viento Sur
quo vadis? Cuestiones en litigio para la teoría de las ... - Viento Sur
Carta abierta de un insumiso - Viento Sur
Entrevista a Abraham Serfaty - Viento Sur