Views
8 months ago

bentham-jeremy-el-panoptico-1791

( 13) tro, si

( 13) tro, si el inspector tiene interds en cumplir con su deber, son casi impasibles los desórdenes. A veces coiivendria que el inspector no pudiese ser visto por los iilspeccionados, y que los gefes del inspector mismo le celasen de secrcto cuando por bicn tuvieran; y á veces no seriar1 necesarias estas precauciones. Las salas, cuartos ó ckltlas donde, reunidas ó separadas, hubiesen de estar las personas para quien fuese el establecimiento, habia n de tener descubierta su parte interior, con mayor ó menor seguridad segun el objeto, para dejar franco el paso á la vista del inspector, y que pudiese registrar cuaiito alli se hiciera. Asi quedarian bajo su vigilancia hasta los subalternos en el desempefio de sus funciones: se escusarian visitas, rondas y requisas, casi siempre infructuosas: no se moriificaria injustamente á nadie : se quitaria hasta la esperanza de poder conseguir cualquier designio de alboroto ó fuga; y ariadiendo al edificio muy pocas cosas, se convertiria , segiin los del autor, en una especie de fortaleza que proporcionase la fuerza necesaria para repeler los ataques hostiles esteriores en los casos de iixursion.

('4) Es hermosa íí la verdad la pintura de este plan donde todo se combina, y que sobre las ventajas de la limpieza, de la ventilacion y de la comodidad, tiene cuantos medios de seguridad quiera darsele. Pero todo era poco si su sabio autor no hubiese meditado acerca del modo de mantener eii ejercicio el resorte de todas nuestras acciones, escitando 'en todas u11 interes permanente, modificado de suerte que los goces y las comodidades sean proporcionados á la situacíon, sin pasar mas allá de lo indispensable para maritencr la salud y el bienestar fisico; porque todo establecimienta que ofreciese á los individuos vida mas cómoda que la correspondiente, se co~ivertiria en objeto de conveniencia. ; Cuántos hombres esporieri su salud por la indiscreta aclmision universal que encuentran en los hospitales! La esperieiicia decide á creer que por aborrecimiento del trabajo apetecen algunos holgazanes la suerte de presos. Tendrá interes el inspector de estos establecimientos, si los administra por contrato ajustado con el g&ierna, entrando en el cálculo el producto del trabajo fabril á que des-

bentham-jeremy-el-panoptico-1791
Código ético - Chiesi
El derecho de gentes : ó Principios de ley natural, aplicados a la ...
Actas del III Congreso de Educación para el Desarrollo - Iepala
El Protestantismo comparado con el Catolicismo en sus relaciones ...
Revolucion y Contra-Revolucion
Primer congreso femenino internacional de la república argentina
Publicación de la S. fl.i Hullera Vasco-Leonesa
Consejos-del-diablo-a-los-jesuitas
Principios para una Sociedad Libre - Jarl Hjalmarson Foundation
Elogio de d. Ventura Rodríguez leido en la Real sociedad de Madrid
Giuliani (Argentina) - Cadp.org.ar
nueva portada.psd - Grupo Farías