Views
3 years ago

Download - ielat

Download - ielat

Mª Eugenia Claps y

Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (Coords). Fiscalidad, medio ambiente… (IELAT – Diciembre 2011) Estos intentos de fiscalidad extraordinaria muestran la incapacidad del Estado por recaudar por la vía administrativa los excedentes económicos. Este tipo de contribuciones se practicó en un momento de urgencia y correspondía a otra forma de entender la fiscalidad cuando no se habían hecho las reformas hacendarias ni se había terminado por definir el marco constitucional. Esta contribución extraordinaria muestra el paso entre una fiscalidad de tradición colonial pero también los intentos por establecer contribuciones proporcionales al valor de la riqueza de los particulares. Algo que llamaba la atención de las disposiciones era que planteaban la creación de nuevas figuras tributarias. Aparte de las propiamente prediales, se consideraron otras como la de patente de comercio y la de giros y negocios. Lo más curioso es que se establecía que para el pago de las citadas contribuciones se recibirían como dinero los certificados del subsidio extraordinario de guerra. El mecanismo no podía ser más dañino para el crédito pues el gobierno recibía el subsidio de cuotas establecidas sobre propiedades y emitía certificados, a la vez, para pagar los servicios de este préstamo, estableció un impuesto sobre las mismas propiedades que los particulares podían pagar en efectivo o con certificados. ¿Cómo era posible que se cobrara una contribución y sobre las mismas propiedades se tasara otro impuesto y con este se pagara la primera? Creo que el ejemplo es claro para distinguir este tipo de contribución extraordinaria de una contribución ordinaria, pero lo más relevante del problema era que se gravaba la misma propiedad dos veces. Para el gobierno era la única salida para generar recursos, pero para los propietarios era claramente oneroso. 494 Las críticas al ministerio de hacienda eran cada vez más fuertes y se decía que los despilfarros en el gasto, sobre todo militar, no sólo se debían al ministro de guerra Tornel y Mendívil, sino que el ministro Rafael Mangino (del 3 de febrero de 1836 al 27 de febrero de 1836 y del 27 de febrero de 1836 al 20 de septiembre de1836). Cabe decir que desde muy joven se dedicó a la milicia y después a la administración en la Secretaría del Virreinato. A fines de 1813 pasó a España. A su regreso fue administrador de tabacos en San Luis Potosí y en 1819 ministro tesorero de las Cajas de Valladolid (Hoy Morelia), Provincia de Michoacán. Fue electo el 17 de septiembre de 1820 como suplente a las Cortes, aunque no llegó a formar parte de ellas porque ya se había adherido a Iturbide y al Plan de Iguala (incluso le tocó coronarlo como Agustín I, emperador de México). En el ministerio de hacienda, Mangino reformó el sistema de hacienda, que comprendía la desconcentración de las oficinas que habían estado bajo el control de los secretarios y se traspasaron estas atribuciones, creando diversas direcciones. El espíritu de la ley era ordenar la administración en los principales ramos de la hacienda a fin lograr su mejora y 494 Diario del Gobierno, 5 de diciembre de 1835, núm. 219. 261 Instituto de Estudios Latinoamericanos – Universidad de Alcalá |

Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (Coords). Fiscalidad, medio ambiente… (IELAT – Diciembre 2011) estabilidad, sin embargo lo acusaban de ser el culpable de la aplicación del impuesto extraordinario, habida cuenta que el resultado del conflicto con Texas había sido desfavorable para el país y las negociaciones a las que fue sometido Santa Anna comprometían al país a erogar más dinero. Asimismo, se pensaba que había sido innecesaria y engorrosa la creación de una subsecretaría de hacienda, porque se tenía que pagar a nuevos empleados contrario a lo que debería de hacerse de poner dique a todo despilfarro y gasto superfluo. El documento sostenía que por las revoluciones, la emigración cuantiosa de caudales, la inexistencia del fomento de la industria y el escaso comercio, habían provocado el aumento de las clases improductivas, propiciando la empleomanía y elevado los gastos del erario más allá de lo que podían producir sus ingresos ordinarios, de ahí el aumento de la deuda nacional. Debido a la mala administración –decía- había que crearlo todo, pero la gran reforma que se necesitaba no se hacía en un mes ni podía asegurarse un buen resultado. 495 Mangino estaba consciente de que con las cajas del tesoro exhaustas no podía satisfacer las continuas peticiones de dinero, y ante la imposibilidad de adquirir recursos renunció a su elevado cargo el 21 de septiembre de 1836. A su juicio, la bancarrota era inevitable. Un día antes de la salida del ministro fue expedida la escueta ley en la que el congreso autorizó al gobierno para arreglar el sistema general de hacienda en tanto se formulara una ley orgánica de la materia. 496 Ante las urgencias del erario, se consideró la aplicación de figuras fiscales como las contribuciones directas. En la conformación del proyecto intervino Manuel Eduardo de Gorostiza (del 19 de febrero de 1838 al 7 de noviembre de 1838), el ministro de hacienda de entonces. Gorostiza fue un político formado en los círculos del liberalismo radical español durante el periodo de 1810-1823 que, al incorporarse al régimen político mexicano, generó una de las condenas más duras al sistema de las contribuciones indirectas. Una incorporación que se dio al abrigo del ejercicio de funciones diplomáticas para el gobierno mexicano durante su exilio en Londres entre 1824 y 1833. El destierro había estado motivado por la segunda restauración absolutista de Fernando VII en 1823, que desató una represión mucho más violenta que la desplegada a partir de 1814. 497 495 Diario del Gobierno, 10 de julio de 1836, núm. 437. 496 Dublán y Lozano, Op. Cit., t. III, p. 194. 497 Ernest Sánchez Santiró. Las alcabalas mexicanas (1821-1857) Los dilemas en la construcción de la Hacienda Nacional. Instituto Mora, México, 2009, p. 186 y Reynaldo Sordo, “El proyecto hacendario de 262 Instituto de Estudios Latinoamericanos – Universidad de Alcalá |

  • Page 1 and 2:

    PAPELES DE DISCUSIÓN IELAT Nº 3 -

  • Page 3 and 4:

    Estos papeles de discusión del IEL

  • Page 5 and 6:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 7 and 8:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 9 and 10:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 11 and 12:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 13 and 14:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 15 and 16:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 17 and 18:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 19 and 20:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 21 and 22:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 23 and 24:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 25 and 26:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 27 and 28:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 29 and 30:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 31 and 32:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 33 and 34:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 35 and 36:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 37 and 38:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 39 and 40:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 41 and 42:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 43 and 44:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 45 and 46:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 47 and 48:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 49 and 50:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 51 and 52:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 53 and 54:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 55 and 56:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 57 and 58:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 59 and 60:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 61 and 62:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 63 and 64:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 65 and 66:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 67 and 68:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 69 and 70:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 71 and 72:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 73 and 74:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 75 and 76:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 77 and 78:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 79 and 80:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 81 and 82:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 83 and 84:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 85 and 86:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 87 and 88:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 89 and 90:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 91 and 92:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 93 and 94:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 95 and 96:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 97 and 98:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 99 and 100:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 101 and 102:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 103 and 104:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 105 and 106:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 107 and 108:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 109 and 110:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 111 and 112:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 113 and 114:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 115 and 116:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 117 and 118:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 119 and 120:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 121 and 122:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 123 and 124:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 125 and 126:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 127 and 128:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 129 and 130:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 131 and 132:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 133 and 134:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 135 and 136:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 137 and 138:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 139 and 140:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 141 and 142:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 143 and 144:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 145 and 146:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 147 and 148:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 149 and 150:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 151 and 152:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 153 and 154:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 155 and 156:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 157 and 158:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 159 and 160:

    Cuadro Núm. 2 República de Colomb

  • Page 161 and 162:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 163 and 164:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 165 and 166:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 167 and 168:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 169 and 170:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 171 and 172:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 173 and 174:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 175 and 176:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 177 and 178:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 179 and 180:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 181 and 182:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 183 and 184:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 185 and 186:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 187 and 188:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 189 and 190:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 191 and 192:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 193 and 194:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 195 and 196:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 197 and 198:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 199 and 200:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 201 and 202:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 203 and 204:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 205 and 206:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 207 and 208:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 209 and 210:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 211 and 212:

    Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C

  • Page 213 and 214: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 215 and 216: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 217 and 218: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 219 and 220: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 221 and 222: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 223 and 224: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 225 and 226: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 227 and 228: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 229 and 230: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 231 and 232: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 233 and 234: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 235 and 236: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 237 and 238: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 239 and 240: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 241 and 242: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 243 and 244: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 245 and 246: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 247 and 248: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 249 and 250: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 251 and 252: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 253 and 254: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 255 and 256: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 257 and 258: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 259 and 260: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 261 and 262: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 263: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 267 and 268: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 269 and 270: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 271 and 272: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
  • Page 273 and 274: Mª Eugenia Claps y Pedro Pérez (C
FISCALIDAD, MEDIO AMBIENTE Y COHESIÓN SOCIAL EN ... - ielat
DT 33-Almazan_Web - ielat
Documento en línea - ielat
DT 38-Walter_Bernecker_Web - ielat
DT 42-Papers_Economia_Web - ielat
Premio IELAT 2012-2013
Marzo 2010 Eva Sanz Jara LA CRISIS DEL INDIGENISMO ... - ielat
derecho de inmigración, extranjería y asilo - ielat
Nº 1 – Noviembre 2011 - ielat
Coaching ejecutivo y diversidad version 24-09 - ielat
Nº 2 – Diciemmbre 2011 - ielat
Nº 7 – Junio 2013 - ielat
derecho de inmigración, extranjería y asilo - ielat
DT 53-Armando_Martinez_Web - ielat
Texto completo (pdf) - Dialnet
Download (pdf) - Universidad de Alicante
Download - Decanato - Instituto Politécnico Nacional
Descargar / Download - Instituto de Economía y Finanzas
Download PDF - Instituto de Economía - Pontificia Universidad ...
Descargar / Download - Instituto de Economía y Finanzas ...
Download PDF - Instituto de Economía - Pontificia Universidad ...
Download PDF - Instituto de Economía - Pontificia Universidad ...