El retorno de las brujas

vmattei

El retorno de las brujas

EL RETORNO DE LAS BRUJAS

sadas de brujería junto con las parteras. 48 Tenían en contra a los sacerdotes

ya que, como expertas en materias sexuales, ejercían su poder

sobre la fertilidad, la concepción, el embarazo y el parto, con lo cual

influían en el número de nacimientos, poderes que la Iglesia acaparaba

cada vez más. 49

Significados de la cacería de brujas

Mi propósito con este capítulo ha sido mostrar que desde épocas muy

remotas y especialmente durante la Edad Media, las mujeres eran depositarias

y creadoras de conocimientos en diferentes campos. Desarrollaban

oficios vinculados con ellos y estaban bien asimiladas a las

tradiciones populares europeas.

Entre los siglos XV al XVII, se hizo evidente una contradicción. Las

mujeres habían desarrollado y cultivaban conocimientos a los que se

oponían otros conocimientos. Mi propuesta es que en los procesos de

brujería no sólo se perseguía a la magia o a las mujeres sino a la magia

de las mujeres, y que una de las principales razones para perseguirlas

era una intolerancia a los conocimientos relacionados con la sexualidad

y la vida que dominaban y practicaban desde épocas ancestrales, y que

era necesario controlar.

La medicina popular realizada por las brujas presentaba un doble

aspecto: práctico y mágico. El primero consistía en el uso de productos

naturales de reconocida eficacia; el segundo, era el ritual mágico con

oraciones y el poder de la mujer sabia, aspecto del cual muy poco se

sabe. Había una distinción esencial entre esta medicina y la oficial, todos

los especialistas de esta última eran hombres, mientras que la mayoría

de las practicantes de la primera eran mujeres.

De igual modo, la literatura sobre la cacería de brujas muestra que

la mayoría de las personas acusadas de brujería y de las ejecutadas eran

mujeres. La revisión de los estudios sobre el fenómeno de la brujería

europea muestra la complejidad de la persecución y cacería de brujas,

así como las dificultades para establecer una explicación única y clara

de sus causas y desarrollo. Considerar un enfoque multicausal es esen-

48

Horsley, Richard (1979: 689-715); Bastrow, Ann (1994: 146).

49

Heinshon, Gunnar y Otto Steiger (1982).

30

More magazines by this user
Similar magazines