Views
2 months ago

MADAME BOVARY-Gustave Flaubert

Madame Bovary (título completo en francés: Madame Bovary, Mœurs de province) es la novela del escritor francés Gustave Flaubert, publicada en 1856. El personaje vive más allá de sus posibilidades para escapar de las banalidades y el vacío de la vida provincial. Cuando la novela se realizó por primera vez en La Revue de Paris entre el 1 de octubre de 1856 y el 15 de diciembre de 1856, los fiscales atacaron la novela por obscenidad. El juicio resultante en enero de 1857 hizo la historia notoria. Después de la absolución de Flaubert el 7 de febrero de 1857, Madame Bovary se convirtió en un éxito de ventas en abril de 1857 cuando se publicó en dos volúmenes. Una obra seminal de realismo literario, la novela se considera ahora la obra maestra de Flaubert, y una de las obras literarias más influyentes de la historia. El crítico británico James Wood escribe: "Flaubert estableció, para bien o para mal, lo que la mayoría de los lectores consideran narración realista moderna, y su influencia es casi demasiado familiar para ser visible".

Los otros se pusieron a

Los otros se pusieron a comer. Emma no comió; le ardía la frente, le picaban los párpados y sentía un frío glacial en la piel. Dentro de su cabeza seguía retumbando el suelo del baile, bajo las pisadas rítmicas de los mil pies que bailaban. Después, el olor del ponche con el humo de los cigarros la mareó. Se desmayó; la llevaron junto a la ventana. Comenzaba a apuntar el día, y una gran mancha de color púrpura se ensanchaba en el cielo pálido por la parte de Santa Catalina. El río, lívido, se agitaba con el viento; no había nadie en los puentes; las farolas se apagaban. Emma se reanimó entretanto, y llegó a pensar en Berta, que dormía allá, en la habitación de su criada. Pero pasó una carreta llena de largas cintas de hierro, haciendo contra la pared de las casas una vibración metálica ensordecedora. Emma se esquivó bruscamente, se desprendió de su traje, dijo a León que tenía que volver a casa, y por fin quedó sola en el «Hôtel de Boulogne». Todo, incluso ella misma, le era insoportable. Habría querido, escapándose como un pájaro, ir a rejuvenecerse a algún lugar, muy lejos, en los espacios inmaculados. Salió, atravesó el bulevar, la plaza Cauchoise y el suburbio, hasta una calle descubierta que dominaba unos jardines. Caminaba deprisa, el aire libre la calmaba; y poco a poco las caras de la muchedumbre, las caretas, las contradanzas, las lámparas, la cena, aquellas mujeres, todo desaparecía como brumas arrebatadas por el viento. Después, volviendo a la «Croix Rouge», se echó en su cama, en la pequeña habitación del segundo, donde colgaban las estampas de la Tour de Nesle. A las cuatro de la tarde la despertó Hivert. Al entrar en su casa, Felicidad le enseñó detrás del reloj un papel gris. Emma leyó: «En virtud de traslado, en forma ejecutoria de una… sentencia…» ¿Qué sentencia? En efecto, la víspera, habían traído otro papel que ella no conocía; por eso quedó estupefacta ante estas palabras: «Requiriendo en nombre del rey, la ley y la justicia, a Madame Bovary…» Entonces, saltando varias líneas, vio: «En un plazo máximo de» —¿cómo, pues?, ¿así? «Pagar la suma total de ocho mil francos». E incluso más abajo, se leía: «Será apremiada por toda vía de derecho, y especialmente por el embargo por vía ejecutiva de sus muebles y efectos». ¿Qué hacer?… Tenía un plazo de veinticuatro horas: ¡mañana! Lheureux, pensó, quería sin duda darle otro susto; pues ella adivinó de pronto todas sus maniobras, el objetivo que buscaba con sus complacencias. Lo que la tranquilizaba era la exageración misma de la cantidad. Sin embargo, a fuerza de comprar, de no pagar, de pedir prestado, de firmar pagarés, de renovar aquellos pagarés, que se inflaban a cada nuevo vencimiento, Emma había terminado proporcionando al tal Lheureux un capital, que él esperaba impacientemente para sus especulaciones. Se presentó en casa del tendero con aire desenvuelto. —¿Sabe lo que me pasa? ¡Seguramente que es una broma! —No. —¿Cómo es eso?

—Él se volvió lentamente, y le dijo cruzándose los brazos: —¿Pensaba usted, señora mía, que yo iba, hasta la consumación de los siglos, a ser su proveedor y banquero? ¡Por el amor de Dios! Tengo que recuperar lo que he desembolsado, ¡seamos justos! Ella protestó de la cuantía de la deuda. —¡Ah!, ¡qué le vamos a hacer!, ¡el tribunal lo ha reconocido!, ¡hay una sentencia!, ¡se la han notificado! Además, no soy yo, es Vinçart. —¿Es que usted no podría…? —¡Oh, nada en absoluto! —Pero…, sin embargo…, razonemos. Y ella se fue por los cerros de Úbeda; no se había enterado de nada…, era una sorpresa… —¿De quién es la culpa? —dijo Lheureux saludándola irónicamente. Mientras que yo estoy trabajando como un negro, usted se divierte de lo lindo. —¡Ah!, ¡nada de sermones! —Eso nunca hace daño —le replicó él. Ella estuvo cobarde, le suplicó; a incluso apoyó su linda mano blanca y larga sobre las rodillas del comerciante. —¡Déjeme ya! ¡Parece que quiere seducirme! —¡Es usted un miserable! exclamó ella. —¡Oh!, ¡oh!, ¡qué maneras! —replicó riendo. —Ya haré saber quién es usted. Se lo diré a mi marido. —Bien, yo le enseñaré algo a su marido… Y Lheureux sacó de su caja fuerte el recibo de mil ochocientos francos que ella le había dado en ocasión del descuento de Vinçart. —¿Cree usted —añadió él— que no se va a dar cuenta de sus pequeños robos ese pobre hombre? Emma se desplomó más abatida que si hubiese recibido un mazazo. Él se paseaba desde la ventana a la mesa, sin dejar de repetir: —¡Ah!, ya lo creo que lo enseñaré… sí que se lo enseñaré… Después se acercó a ella, y con voz suave: —No es divertido, lo sé; después de todo nadie se ha muerto por esto, y como es el único medio que le queda de devolverme mi dinero… —¿Pero dónde encontrarlo? —dijo Emma retorciéndose los brazos. —¡Ah, bah!, ¡cuando, como usted, se tienen amigos! Y la miraba de una manera tan penetrante y tan terrible que ella tembló hasta las entrañas. —Se lo prometo —dijo ella, firmaré… —¡Ya estoy harto de sus firmas! —¡Volveré a vender…! —¡Vamos! —dijo él encogiéndose de hombros—, ya no le queda nada. Y llamó por la mirilla que daba a la tienda.

La imitación estilística de «Madame Bovary» (1857) en «La ...
Madame Bovary - Biblioteca Virtual Battaletras
Annie Goldmann. Madame Bovary vista por Flaubert, Minnelli y ...
“Madame Bovary” de Flaubert: un estudio sobre la envidia y la ...