Views
3 months ago

MADAME BOVARY-Gustave Flaubert

Madame Bovary (título completo en francés: Madame Bovary, Mœurs de province) es la novela del escritor francés Gustave Flaubert, publicada en 1856. El personaje vive más allá de sus posibilidades para escapar de las banalidades y el vacío de la vida provincial. Cuando la novela se realizó por primera vez en La Revue de Paris entre el 1 de octubre de 1856 y el 15 de diciembre de 1856, los fiscales atacaron la novela por obscenidad. El juicio resultante en enero de 1857 hizo la historia notoria. Después de la absolución de Flaubert el 7 de febrero de 1857, Madame Bovary se convirtió en un éxito de ventas en abril de 1857 cuando se publicó en dos volúmenes. Una obra seminal de realismo literario, la novela se considera ahora la obra maestra de Flaubert, y una de las obras literarias más influyentes de la historia. El crítico británico James Wood escribe: "Flaubert estableció, para bien o para mal, lo que la mayoría de los lectores consideran narración realista moderna, y su influencia es casi demasiado familiar para ser visible".

iba a estrellarse en su

iba a estrellarse en su cara. Pero se limpiaba con la mano y permanecía inmóvil con la vista baja. Por la tarde, en el estudio, sacó sus manguitos del pupitre, puso en orden sus cosas, rayó cuidadosamente el papel. Le vimos trabajar a conciencia, buscando todas las palabras en el diccionario y haciendo un gran esfuerzo. Gracias, sin duda, a la aplicación que demostró, no bajó a la clase inferior, pues, si sabía bastante bien las reglas, carecía de elegancia en los giros. Había empezado el latín con el cura de su pueblo, pues sus padres, por razones de economía, habían retrasado todo lo posible su entrada en el colegio. Su padre, el señor Charles-Denis-Bartholomé Bovary, antiguo ayudante de capitán médico, comprometido hacia 1812 en asuntos de reclutamiento y obligado por aquella época a dejar el servicio, aprovechó sus prendas personales para cazar al vuelo una dote de setenta mil francos que se le presentaba en la hija de un comerciante de géneros de punto, enamorada de su tipo. Hombre guapo, fanfarrón, que hacía sonar fuerte sus espuelas, con unas patillas unidas al bigote, los dedos llenos de sortijas, tenía el sire de un valentón y la vivacidad desenvuelta de un viajante de comercio. Ya casado, vivió dos o tres años de la fortuna de su mujer, comiendo bien, levantándose tarde, fumando en grandes pipas de porcelana, y por la noche no regresaba a casa hasta después de haber asistido a los espectáculos y frecuentado los cafés. Murió su suegro y dejó poca cosa; el yerno se indignó y se metió a fabricante, perdió algún dinero, y luego se retiró al campo donde quiso explotar sus tierras. Pero, como entendía de agricultura tanto como de fabricante de telas de algodón, montaba sus caballos en lugar de enviarlos a labrar, bebía la sidra de su cosecha en botellas en vez de venderla por barricas, se comía las más hermosas aves de su corral y engrasaba sus botas de caza con tocino de sus cerdos, no tardó nada en darse cuenta de que era mejor abandonar toda especulación. Por doscientos francos al año, encontró en un pueblo, en los confines del País de Caux 3 , y de la Picardía, para alquilar una especie de vivienda, mitad granja, mitad casa señorial; y despechado, consumido de pena, envidiando a todo el mundo, se encerró a los cuarenta y cinco años, asqueado de los hombres, decía, y decidido a vivir en paz. Su mujer, en otro tiempo, había estado loca por él; lo había amado con mil servilismos, que le apartaron todavía más de ella. En otra época jovial, expansiva y tan enamorada, se había vuelto, al envejecer, como el vino destapado que se convierte en vinagre, de humor difícil, chillona y nerviosa. ¡Había sufrido tanto, sin quejarse, al principio, cuando le veía correr detrás de todas las mozas del pueblo y regresar de noche de veinte lugares de perdición, hastiado y apestando a vino! Después, su orgullo se había rebelado. Entonces se calló tragándose la rabia en un estoicismo mudo que guardó hasta su muerte. Siempre andaba de compras y de negocios. Iba a visitar a los procuradores, al presidente de la audiencia, recordaba el vencimiento de las letras, obtenía aplazamientos, y en casa planchaba, cosía, lavaba, vigilaba los obreros, pagaba las cuentas, mientras que, sin preocuparse de nada, el señor, continuamente embotado en una somnolencia gruñona de la que no se despertaba más que para 3 El País de Caux se sitúa en la alta Normandía, en el valle bajo del Sena, limitando con la región de Picardía.

decirle cosas desagradables, permanecía fumando al lado del fuego, escupiendo en las cenizas. Cuando tuvo un niño, hubo que buscarle una nodriza. Vuelto a casa, el crío fue mimado como un príncipe. Su madre lo alimentaba con golosinas; su padre le dejaba corretear descalzo, y para dárselas de filósofo, decía que incluso podía muy bien ir completamente desnudo, como las crías de los animales. Contrariamente a las tendencias maternas, él tenía en la cabeza un cierto ideal viril de la infancia según el cual trataba de formar a su hijo, deseando que se educase duramente, a la espartana 4 , para que adquiriese una buena constitución. Le hacía acostarse en una cama sin calentar, le daba a beber grandes tragos de ron y le enseñaba a hacer burla de las procesiones. Pero de naturaleza apacible, el niño respondía mal a los esfuerzos paternos. Su madre le llevaba siempre pegado a sus faldas, le recortaba figuras de cartón, le contaba cuentos, conversaba con él en monólogos interminables, llenos de alegrías melancólicas y de zalamerías parlanchinas. En la soledad de su vida, trasplantó a aquella cabeza infantil todas sus frustraciones. Soñaba con posiciones elevadas, le veía ya alto, guapo, inteligente, situado, ingeniero de caminos, canales y puertos o magistrado. Le enseñó a leer a incluso, con un viejo piano que tenía, aprendió a cantar dos o tres pequeñas romanzas. Pero a todo esto el señor Bovary, poco interesado por las letras, decía que todo aquello no valía la pena. ¿Tendrían algún día con qué mantenerle en las escuelas del estado, comprarle un cargo o un traspaso de una tienda? Por otra parte, un hombre con tupé 5 triunfa siempre en el mundo. La señora Bovary se mordía los labios mientras que el niño andaba suelto por el pueblo. Se iba con los labradores y espantaba a terronazos los cuervos que volaban. Comía moras a lo largo de las cunetas, guardaba los pavos con una vara, segaba las mieses, corría por el bosque, jugaba a la rayuela en el pórtico de la iglesia y en las grandes fiestas pedía al sacristán que le dejase tocar las campanas, para colgarse con todo su peso de la cuerda grande y sentirse transportado por ella en su vaivén. Así creció como un roble, adquiriendo fuertes manos y bellos colores. A los doce años, su madre consiguió que comenzara sus estudios. Encargaron de ellos al cura. Pero las lecciones eran tan cortas y tan mal aprovechadas, que no podían servir de gran cosa. Era en los momentos perdidos cuando se las daba, en la sacristía, de pie, deprisa, entre un bautizo y un entierro; o bien el cura mandaba buscar a su alumno después del Ángelus, cuando no tenía que salir. Subían a su cuarto, se instalaban los dos juntos: los moscardones y las mariposas nocturnas revoloteaban alrededor de la luz. Hacía calor, el chico se dormía, y el bueno del preceptor, amodorrado, con las manos sobre el vientre, no tardaba en roncar con la boca abierta. Otras veces, cuando el señor cura, al regresar de llevar el Viático a un enfermo de los alrededores, veía a Carlos vagando por el campo, le llamaba, le sermoneaba un cuarto de hora y aprovechaba la ocasión para hacerle conjugar un verbo al pie de un árbol. Hasta 4 Las ideas pedagógicas del Emilio de Rousseau siguen vigentes y el padre de Carlos Bovary las asume como programa para la educación de su hijo, al que incorpora sus propias ideas pintorescas. 5 Un caradura.

  • Page 3 and 4: PRIMERA PARTE
  • Page 5: El «novato» se levantó; la gorra
  • Page 9 and 10: En las hermosas tardes de verano, a
  • Page 11 and 12: Capítulo II Una noche hacia las on
  • Page 13 and 14: aunque eran castaños, parecían ne
  • Page 15 and 16: no fuera por las colzas del año pa
  • Page 17 and 18: Un día llegó hacia las tres; todo
  • Page 19 and 20: aldabilla temblaba todavía. Al dí
  • Page 21 and 22: entre el trigo verde, se alargó en
  • Page 23 and 24: Cuando llevaba andados cien pasos a
  • Page 25 and 26: Finalmente, sabiendo su marido que
  • Page 27 and 28: Capítulo VI Emma había leído Pab
  • Page 29 and 30: imprudencias de la música, la atra
  • Page 31 and 32: Capítulo VII A veces pensaba que,
  • Page 33 and 34: Entretanto, según teorías que ell
  • Page 35 and 36: Capítulo VIII A mansión, de const
  • Page 37 and 38: detrás, en el espejo, entre dos ca
  • Page 39 and 40: una especie de mareo se apoderó de
  • Page 41 and 42: Cada miércoles se decía al desper
  • Page 43 and 44: que tenía, alejándose de su cara,
  • Page 45 and 46: hecho? Ella hubiera querido que est
  • Page 47 and 48: consolas, repitiéndose en los peda
  • Page 49 and 50: SEGUNDA PARTE
  • Page 51 and 52: y hoces. Los tejados de paja, como
  • Page 53 and 54: contra la chimenea. Su cara no expr
  • Page 55 and 56: La hotelera tomó la defensa de su
  • Page 57 and 58:

    Capítulo II Emma fue la primera en

  • Page 59 and 60:

    —¡Ah!, no le haga caso, Madame B

  • Page 61 and 62:

    través de las ventanas sin cortina

  • Page 63 and 64:

    Poco a poco, el recuerdo de aquella

  • Page 65 and 66:

    de beber mucho aguardiente, frecuen

  • Page 67 and 68:

    Después de haber aguantado sus exp

  • Page 69 and 70:

    Al principio él había ido a visit

  • Page 71 and 72:

    Tan pronto oía la campanilla, corr

  • Page 73 and 74:

    Capítulo V Fue un domingo de febre

  • Page 75 and 76:

    verdosa del crepúsculo, como peque

  • Page 77 and 78:

    Le pareció, pues, así tan virtuos

  • Page 79 and 80:

    Capítulo VI Una tarde en que senta

  • Page 81 and 82:

    —¡Ah, no me hable, Madame Bovary

  • Page 83 and 84:

    Cuando Carlos, a las once de la noc

  • Page 85 and 86:

    —Está ausente —repitió. Enton

  • Page 87 and 88:

    —Tiene usted razón —interrumpi

  • Page 89 and 90:

    no apareció ningún sol, se hizo n

  • Page 91 and 92:

    Carlos entró en la sala. El señor

  • Page 93 and 94:

    sostenía; y cuando se detuvo en es

  • Page 95 and 96:

    a buscar un cocinero a Neufchâtel!

  • Page 97 and 98:

    Aquel gesto de Emma, sin embargo, n

  • Page 99 and 100:

    dando resultado, pues no sabía ya

  • Page 101 and 102:

    Pero en este momento la voz del con

  • Page 103 and 104:

    ha alcanzado estos últimos años u

  • Page 105 and 106:

    «¡Setenta francos!». —Cien vec

  • Page 107 and 108:

    abundancia. Cada cual se tomaba por

  • Page 109 and 110:

    Capítulo IX Pasaron seis semanas.

  • Page 111 and 112:

    Al día siguiente a mediodía Rodol

  • Page 113 and 114:

    —Ya que no hay más remedio —re

  • Page 115 and 116:

    Rodolfo iba a buscarla allí y colo

  • Page 117 and 118:

    hasta la noche torturándose la men

  • Page 119 and 120:

    Rodolfo apagó la luz. —¿Tienes

  • Page 121 and 122:

    ¿Pero quién la hacía tan desgrac

  • Page 123 and 124:

    Bovary se encargaba incluso de prop

  • Page 125 and 126:

    Lo cual no impidió que, cinco día

  • Page 127 and 128:

    —¡Esos son inventos de París!

  • Page 129 and 130:

    —Pero puede que fuera un valgus

  • Page 131 and 132:

    Y añadía con un tono meditabundo:

  • Page 133 and 134:

    hablando con otras mujeres? Ellas l

  • Page 135 and 136:

    —¡Qué mujer! —dijo él viénd

  • Page 137 and 138:

    —Déjelo todo en su casa. En cuan

  • Page 139 and 140:

    Al cabo de unos minutos se detuvo;

  • Page 141 and 142:

    «Después de todo, es cierto, pens

  • Page 143 and 144:

    el torno. Emma, apoyada en el vano

  • Page 145 and 146:

    ellos que siempre han mezclado arom

  • Page 147 and 148:

    Capítulo XIV En primer lugar, no s

  • Page 149 and 150:

    El cura se maravillaba de todas est

  • Page 151 and 152:

    Allí estaba Binet, un poco más ab

  • Page 153 and 154:

    No veía ningún impedimento; su ma

  • Page 155 and 156:

    extendía por los brezos. Por otra

  • Page 157 and 158:

    desde la escena, al tiempo que repr

  • Page 159 and 160:

    Y cambiando de maniobra ante aquell

  • Page 161 and 162:

    Capítulo I El señor León, mientr

  • Page 163 and 164:

    Ella parecía decidida a dejarle ha

  • Page 165 and 166:

    —¡Qué niño es! ¡Vamos, sea ju

  • Page 167 and 168:

    —No —dijo León. Y primeramente

  • Page 169 and 170:

    Pero León sacó rápidamente una m

  • Page 171 and 172:

    Capítulo II Al llegar a la posada,

  • Page 173 and 174:

    de la sociedad? Pero para esto hay

  • Page 175 and 176:

    —Sí. Cuando quitaron el mantel,

  • Page 177 and 178:

    —El que lleva usted ahora está b

  • Page 179 and 180:

    León, en el suelo, al lado de ella

  • Page 181 and 182:

    Fue por aquella época, es decir ha

  • Page 183 and 184:

    Capítulo V Era los jueves. Emma se

  • Page 185 and 186:

    ¡Cuánto les gustaba aquel cómodo

  • Page 187 and 188:

    hueca, tenía algo de lejano que tr

  • Page 189 and 190:

    En efecto, el viernes siguiente, Ca

  • Page 191 and 192:

    anquero en Rouen, iba a descontar a

  • Page 193 and 194:

    Rouge». No había nadie. Pensó qu

  • Page 195 and 196:

    Capítulo VI En los viajes que hac

  • Page 197 and 198:

    —Es un truco —dijo el farmacéu

  • Page 199 and 200:

    Emma vivía totalmente absorbida po

  • Page 201 and 202:

    Después la llamó otra vez para en

  • Page 203 and 204:

    empresas. El más mediocre libertin

  • Page 205 and 206:

    —Él se volvió lentamente, y le

  • Page 207 and 208:

    Capítulo VII Estuvo estoica al dí

  • Page 209 and 210:

    aconsejaba un delito. Entonces tuvo

  • Page 211 and 212:

    señor Homais salió de la farmacia

  • Page 213 and 214:

    Se arrastraba de rodillas hacia ell

  • Page 215 and 216:

    —Habría que azotar a esas mujere

  • Page 217 and 218:

    Capítulo VIII Por el camino se iba

  • Page 219 and 220:

    Repitió varias veces: —No los ti

  • Page 221 and 222:

    metió en él la mano, y, retiránd

  • Page 223 and 224:

    —Bien —replicó Homais—, habr

  • Page 225 and 226:

    demonio. Su mirada, más cortante q

  • Page 227 and 228:

    personalmente desagradable, pues la

  • Page 229 and 230:

    Capítulo IX Siempre hay detrás de

  • Page 231 and 232:

    El boticario, a quien pesaba el sil

  • Page 233 and 234:

    —Pero ¡caramba! —exclamó el e

  • Page 235 and 236:

    Capítulo X No había recibido la c

  • Page 237 and 238:

    cielo claro estaba salpicado de nub

  • Page 239 and 240:

    Capítulo XI A día siguiente, Carl

  • Page 241 and 242:

    «A pesar de las leyes contra el va

  • Page 243 and 244:

    Entonces Homais se inclinó hacia e

La imitación estilística de «Madame Bovary» (1857) en «La ...
Madame Bovary - Biblioteca Virtual Battaletras
Annie Goldmann. Madame Bovary vista por Flaubert, Minnelli y ...
“Madame Bovary” de Flaubert: un estudio sobre la envidia y la ...