La ultima morada. Zona Prohibida.

wyneg

¡La búsqueda ha terminado! Un grupo de viajeros extraterrestres ha arribado a la Tierra con intenciones desconocidas. Maravillados por la hermosura del planeta deciden descender a investigar; mientras, en el bosque Amazónico, el comandante de operaciones John Waterstone lidera un proyecto secreto del gobierno de los Estados Unidos, pero todo sale mal para las dos partes involucradas... Por otra parte, Miguel ha confirmado el diagnostico de su enfermedad, sin saber que pronto cambiará todo en su vida. ¿Qué les depara el destino a estos seres? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Quienes son y de donde provienen? ¿Cómo y por qué cambiará la vida de Miguel?

- Ah… Sigamos. Se quedaron sin atmósfera y su sistema solar va a morir.

- Si, dentro de pocos milenios más.

- ¡Ahí está mi duda! ¿Por qué no vinieron antes a la tierra? Podrían haber llegado cuando la

humanidad recién se estaba gestando, dominando el planeta entero, sin pedirle permiso a

nadie.

- No podíamos. Este lugar del universo estaba vetado para nosotros. La nave de Listh y Ane

se dirigió hacia esta región, y los científicos de Ioss no querían toparse nuevamente con

ellos, no después de su temible venganza. Después de años de búsqueda infructuosa de

un lugar plenamente habitable, se liberó la prohibición para pesquisar este sistema, ahí es

cuando llegamos nosotros.

- No sé qué decir, estoy estupefacto. Has vivido miles de generaciones, más vidas que

cualquier familia de la Tierra. Conservas un cuerpo en perfectas condiciones y, en caso de

muerte, puedes revivir según lo último que viviste…

- Es por eso que no puedes acompañarme a rescatar a Neilaress. Tú no puedes darte el

gusto de morir simplemente, tu vida es una sola. Si lograra llegar a mi bitácora en la nave,

podría enviar la información final de Kreneo, Neilaress y la mía a Ioss. Después de eso no

importará si vivo o no, llegaremos los tres nuevamente desde nuestro planeta a la Tierra y

podremos establecernos aquí, en algún país que nos acoja… Cooperando obviamente con

nuestros conocimientos y tecnologías al avance de la humanidad, no pensamos llegar con

las manos vacías. Sólo un ejemplo, lo que ustedes conocen como Helio-3, tenemos la

tecnología necesaria para obtenerlo fácilmente desde cualquier tipo de yacimiento, sea en

la Tierra o en la superficie de la Luna.

- Es loable tu intención de ayudar a la Tierra para que les permitan quedarse acá. No

obstante, no puedo permitir que te sacrifiques para lograrlo. Entrené contigo para poder

ayudarte en lo que fuera, no permitiré que te inmoles por tu misión. Puede que seas la

cuarta Imh y ya hayas muertos tres veces antes; sin embargo, para mí, la quinta Imh no

será la misma persona. Puede tener tus recuerdos y conocimientos, pero no será la misma

Imh que conocí.

- ¿Acaso hablas de mi alma o algo por el estilo? No te preocupes por eso, si revivo otra vez,

seré la misma extraterrestre que vivió en tu casa por todos estos meses, lo que cambiará

será solamente el cuerpo.

- Para mí no es así y no puedes hacerme cambiar de opinión – refunfuño Miguel, evitando la

mirada de Imh, cruzándose de brazos.

216

More magazines by this user