La ultima morada. Zona Prohibida.

wyneg

¡La búsqueda ha terminado! Un grupo de viajeros extraterrestres ha arribado a la Tierra con intenciones desconocidas. Maravillados por la hermosura del planeta deciden descender a investigar; mientras, en el bosque Amazónico, el comandante de operaciones John Waterstone lidera un proyecto secreto del gobierno de los Estados Unidos, pero todo sale mal para las dos partes involucradas... Por otra parte, Miguel ha confirmado el diagnostico de su enfermedad, sin saber que pronto cambiará todo en su vida. ¿Qué les depara el destino a estos seres? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Quienes son y de donde provienen? ¿Cómo y por qué cambiará la vida de Miguel?

experimental nada más, no deberían ocurrir este tipo de situaciones – respondió

Waterstone a su nieto, dirigiéndose a él como a cualquier otro soldado bajo su tutelaje.

La carrera de Miguel e Imh había terminado. Cada uno llegó a los puntos señalados en su GPS

mental, encontrándose de frente con unas puertas metálicas cerradas mecánicamente,

abriéndose mediante el uso de un código secreto, desconocido para la mayoría de los residentes

de la base.

- Electric Power Source – leyeron Imh y Miguel al mismo tiempo, separados por varios

metros, cercanos a los dos kilómetros de distancia.

- Ya estás ahí, puedo verlo a través de tus ojos, Miguel – comunicó Imh al muchacho,

usando sus ojos como cámaras de vigilancia.

- Supongo que tú llegaste también, es triste que no pueda ver a través de tus ojos –

respondió Miguel, tocando la puerta, sintiendo la densidad del metal.

- Llegué antes que tú, reduje mi trote al mínimo. Ahora se abrirá la puerta, entra

rápidamente, se cierra automáticamente después de 3 segundos.

- Entendido, ábrela.

Imh, que desde que llegaron a la base estaba conectada a la red de esta, intervino las

computadoras del lugar, abriendo la compuerta de la sala de fuente de electricidad,

permitiéndoles el paso hacia el interior. Ya dentro, los jóvenes accedieron a los paneles eléctricos

de toda el área, desconectando la electricidad de todos los equipos e iluminaciones, desgarrando

los cables y conexiones a cuchilladas, sorprendiendo a los militares que se encontraban reunidos

en el gimnasio, quedando a oscuras y en silencio, expectantes. La celda hermética en la que

Neilaress se encontraba también se quedó sin energía, cerrándose de forma mecánica, siendo

posible su apertura solamente desde el exterior; además de apagarse el suministro de aire,

dejando al joven extraterrestre sin oxígeno para respirar.

- Neilaress ya debe haberse dado cuenta de que se cortó la electricidad y el suministro de

oxígeno. Es una suerte que tengamos un segundo metabolismo, puede recircular el

dióxido de carbono para mantener la cadena respiratoria, pero no eternamente,

consumiría todo su cuerpo en el proceso.

242

More magazines by this user