La ultima morada. Zona Prohibida.

wyneg

¡La búsqueda ha terminado! Un grupo de viajeros extraterrestres ha arribado a la Tierra con intenciones desconocidas. Maravillados por la hermosura del planeta deciden descender a investigar; mientras, en el bosque Amazónico, el comandante de operaciones John Waterstone lidera un proyecto secreto del gobierno de los Estados Unidos, pero todo sale mal para las dos partes involucradas... Por otra parte, Miguel ha confirmado el diagnostico de su enfermedad, sin saber que pronto cambiará todo en su vida. ¿Qué les depara el destino a estos seres? ¿Cuáles son sus intenciones? ¿Quienes son y de donde provienen? ¿Cómo y por qué cambiará la vida de Miguel?

muestras, exámenes, material desechable, etc. Comuníquese conmigo cuando haya

concretado todo esto. Cambio.

- ¡Sí, señor! Cambio y fuera – respondió Smith, cortando la comunicación con el

comandante y poniéndose en contacto con los demás soldados.

El accionar fue veloz. Los soldados se organizaron en dos grupos de dos personas, el primero retiró

el cuerpo maltrecho de la morgue y lo llevó de vuelta al artefacto militar estacionado en el

helipuerto del hospital; al mismo tiempo, el otro se encargaba de detener a los médicos que

llevaban al muchacho magullado hacia la sala en que estaba el equipo de TAC 4 , además de

confiscar las planillas de ingreso del paciente y muestras de sangre y orina que le habían tomado

anteriormente.

Los médicos estaban confundidos y se sintieron menospreciados, pero no presentaron mayor

resistencia ante los soldados –que no dieron ninguna explicación– entregándoles de inmediato al

paciente y las muestras recabadas. Los militares se encaminaron trotando por un largo pasillo

hacia el elevador, cargando la camilla en la que se encontraba el accidentado, marcando en el

panel interior del ascensor el único botón que sin numeración, elevándose hasta el helipuerto de

la azotea donde les esperaban los paramédicos militares.

El soldado Smith tomó su radio transmisor, llamando directamente a su superior para recibir

nuevas órdenes, elevando la voz por el ruido producido por las hélices del aparato.

- ¡Comandante Waterstone! ¡Tenemos a los individuos, comuníquenos como proceder de

ahora en adelante, por favor! ¡Cambio!

- Aléjese un poco del helicóptero, no desgaste su voz en vano, soldado. Diríjanse de vuelta a

la base amazonas para reabastecerse de combustible, acá les daré las directrices que

deben cumplir más adelante. Cambio – respondió el superior, que escuchaba más las

hélices que a su interlocutor.

- ¡Sí, Señor! – contestó Smith, mientras se alejaba del ruidoso aparato.

- Partan de inmediato, tengan cuidado. Nos vemos acá – dijo Waterstone, despidiéndose.

El helicóptero se elevó de la azotea del hospital, dejando en medio del helipuerto las camillas

vacías, que fueron retiradas por unos paramédicos que subieron a ver como partía el artefacto

militar. Bajo el cielo nocturno de la capital brasileña, la aeronave se dirigió de vuelta a la selva

4

TAC: Tomografía Axial Computarizada.

22