Views
5 months ago

La red oscura - Eduardo Casas Herrer

¿Qué es la web profunda (deep web) o red oscura (dark net)? ¿Hay que tenerles miedo? ¿Es, acaso, como pasear por los bajos fondos de una ciudad? ¿Hemos de cuidar nuestra confianza en la red? No solemos pararnos a pensar cómo funciona un motor de búsqueda de Internet y, precisamente, en su manera de actuar se encuentra su punto débil: la araña. Por mucho que se esfuerce el robot, hay lugares a los que no es capaz de llegar porque no está diseñado para ello. Y de esa red oscura a la que no puede acceder solo es visible el uno por ciento, el resto está escondido, como si de un iceberg se tratara. Negocios ilegales, tráfico de armas y de productos, muertes retransmitidas, pornografía infantil… conforman el lado negativo de Internet; un pozo sin fondo que se abre desde nuestras pantallas. El autor de este libro, miembro del Cuerpo Nacional de Policía, que lleva desde 2004 trabajando en la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT), nos explica con notable claridad cómo persiguen sin tregua y sacan a la luz los delitos de ese universo desconocido de la red.

y no mantener un

y no mantener un registro de actividad sobre quién accede a sus servicios. El país fue elegido, además, porque su Constitución prohíbe preguntar sobre las fuentes que utiliza cualquier noticiero. Hay copias de todo su contenido en otros países con protecciones legales similares y una más en un servidor oculto de la red TOR, cuya ubicación es desconocida. Así consiguen que sea casi imposible eliminar de Internet todo su contenido. Se definen a sí mismos como una organización multinacional de prensa y una biblioteca asociada. Su fundador es el australiano Julian Assange, programador, editor y periodista. Aparte de él, los únicos nombres que se conocen del equipo directivo son los del islandés Kristinn Hrafnsson [3] , Joseph Farrell y la británica Sarah Harrison [4] . El apartado legal está dirigido, desde 2012, por el exjuez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón en Europa y, en Estados Unidos, por el abogado Michael Ratner, presidente emérito del Centro para los Derechos Constitucionales. La empresa afirma tener en torno a cien trabajadores repartidos por los cinco continentes y que su mantenimiento económico proviene de su editorial, las ventas de sus publicaciones y la contribución del público en general. Disponen de una tienda virtual a la que se accede desde la web principal, en la que se vende desde ropa hasta tazas de desayuno, pasando por carcasas para móviles, paraguas o chapas con mensajes reivindicativos. Las camisetas están en torno a los treinta euros y una funda para iPhone vale veinte. Existe también un botón para emitir donaciones con una variedad de formas que incluyen tarjeta de crédito, cuentas de PayPal, transferencias bancarias, cheques o monedas virtuales como Bitcoin. Desde lo más moderno a lo más tradicional. A pesar de su nombre y sus definiciones, Wikileaks no encaja con precisión con ninguna de ellas. WIKI significa, en inglés «lo que sé es…». Es un formato colaborativo para compartir conocimiento, cuyo máximo exponente es la celebérrima Wikipedia, una especie de enciclopedia del conocimiento universal, de lo más frívolo a lo más profundo, que está escrita y corregida por todo aquel que quiera participar. Hay cientos o miles de wikipedistas colaborando, por lo que crece y se actualiza más rápido de lo que podría hacer cualquier grupo reducido de expertos. Por contra, es vulnerable a borrados selectivos o a la introducción de información errónea, que podría permanecer tiempo hasta que algún lector o editor con conocimientos suficientes la detectase y enmendase. El proyecto de Assange no permite ese tipo de edición. Solo el personal que trabaja en la empresa puede editar y añadir nuevas entradas. Tampoco el interfaz gráfico es como las demás wikis que pueblan Internet. Es más parecido a un portal de noticias, con algunos buscadores que permiten, por ejemplo, rastrear por términos una base de datos formada por todos los correos intercambiados por el Partido Demócrata de los Estados Unidos. Solo una vez dentro de los artículos, la estructura guarda semejanza con Wikipedia. Para ellos, WIKI hace referencia a que cualquiera puede aportar documentación que posea. Lo que cada uno sabe por estar en una posición privilegiada o que le ha www.lectulandia.com - Página 206

permitido tener acceso a datos secretos o clasificados. No funciona a base de rumores, sino de papeles auténticos, a menudo del gobierno de Estados Unidos. La organización garantiza el anonimato de las fuentes y verifica la autenticidad de los documentos antes de publicarlos o entregarlos íntegros a periódicos internacionales —en España suele ser El País—. Porque Wikileaks no es una biblioteca en la que se guarden libros o manuscritos, sino filtraciones, que es lo que significa «leaks» en inglés. Desde su fundación se ha dedicado a mostrar que los países más abiertos o libres también tienen un montón de cosas en su trastienda y han causado serios problemas diplomáticos. Una de las quejas habituales es que están poniendo en riesgo a gente inocente, como víctimas de violaciones o aquellos perseguidos por su orientación sexual, debido a que publican de manera íntegra el material verificado. En 2016 colgaron datos sobre un saudí detenido por ser homosexual, algo que le puede costar la vida en su país, dado que se castiga con la pena capital. También han publicado la identificación de al menos dos víctimas de violación y de pacientes con problemas mentales. Han sido habituales las publicaciones de números de la Seguridad Social, teléfonos y tarjetas de crédito, datos que pueden ser utilizados por los delincuentes para cometer estafas o suplantaciones de identidad. A pesar de estas quejas, la función de denuncia pública es innegable. Gracias a ellos hemos conocido verdades incómodas que de otra manera habrían quedado ocultas. Los primeros documentos que se pueden consultar en su amplia base de datos, fechados en 2007, se corresponden al equipamiento militar que utilizaba Estados Unidos en las guerras de Iraq y Afganistán. El salto a la fama ocurrió en 2010, con la publicación del vídeo Asesinato colateral. Son unas grabaciones de las cámaras que llevan instalados los helicópteros de ataque AH-64 Apache estadounidenses, que muestran una actuación en Iraq el 12 de julio de tres años antes. Se ve cómo disparan con fuego de cañón de treinta milímetros, pensado para destruir vehículos blindados, a una docena de personas, la mayoría de ellas desarmadas. Dos de ellos fueron identificados después como periodistas. También murieron o fueron alcanzados varios adultos y dos niños que intentaron rescatar a los heridos con una furgoneta. La agencia Reuters, para la que trabajaban los fallecidos, había intentado obtener esas imágenes en las que se ve que los militares en ningún momento estuvieron amenazados o en peligro. La investigación oficial anterior a su emisión, llevada a cabo por el Ejército de los Estados Unidos, concluyó en que se había actuado conforme a los protocolos establecidos, pero no entregaron la evidencia visual. El impacto en la opinión pública fue grande y ayudó a cambiar la forma de enfrentarse a la insurgencia en el país. El siguiente gran hito de la web fue, aquel mismo año, la publicación de más de un cuarto de millón de telegramas intercambiados entre el gobierno del país norteamericano y doscientas setenta y cuatro de sus embajadas, desde 1966 hasta 2010. En ellos quedaban expuestas las políticas exteriores del país y su apoyo a www.lectulandia.com - Página 207

la red oscura