Views
6 months ago

La red oscura - Eduardo Casas Herrer

¿Qué es la web profunda (deep web) o red oscura (dark net)? ¿Hay que tenerles miedo? ¿Es, acaso, como pasear por los bajos fondos de una ciudad? ¿Hemos de cuidar nuestra confianza en la red? No solemos pararnos a pensar cómo funciona un motor de búsqueda de Internet y, precisamente, en su manera de actuar se encuentra su punto débil: la araña. Por mucho que se esfuerce el robot, hay lugares a los que no es capaz de llegar porque no está diseñado para ello. Y de esa red oscura a la que no puede acceder solo es visible el uno por ciento, el resto está escondido, como si de un iceberg se tratara. Negocios ilegales, tráfico de armas y de productos, muertes retransmitidas, pornografía infantil… conforman el lado negativo de Internet; un pozo sin fondo que se abre desde nuestras pantallas. El autor de este libro, miembro del Cuerpo Nacional de Policía, que lleva desde 2004 trabajando en la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT), nos explica con notable claridad cómo persiguen sin tregua y sacan a la luz los delitos de ese universo desconocido de la red.

spanking). Grababa estos

spanking). Grababa estos vídeos y los distribuía entre sus contactos, alguno de los cuales le ayudaba a modificarlos para que su rostro no fuese visible en Internet. Después de ser detenido por la Brigada de Investigación Tecnológica, ingresó en la prisión de Picassent algunos meses y, tras pagar una fianza, recuperó la libertad. Como no le habían retirado el pasaporte, escapó a Guatemala, donde fue encontrado de nuevo por la Policía Nacional… ¡en un orfanato!, desde el que pretendía evitar la acción de la Justicia española. Fue extraditado y, por fin, pudo ser juzgado y sentenciado en nuestro país. Internet ha traído cosas buenas y malas al mismo tiempo en la lucha contra la explotación sexual de menores. La gran ventaja es algo que ya hemos mencionado más arriba. Desde que Internet es popular, los pederastas que antes cometían los abusos en la intimidad, ahora graban y comparten la prueba de su delito. De esta forma se puede rescatar a muchas víctimas que hasta los años noventa permanecían desconocidas, sufriendo sus horrores sin nadie que les pudiese ayudar. La otra cara de esto es la estigmatización de las propias víctimas, como ya hemos comentado también antes. Pero hay algo más: hasta entonces, los pederastas eran personas asociales, esquivas; no tenían posibilidades de hablar de su afición que, como no podía ser de otra manera, llevaban en secreto porque el reproche social y penal era muy grande. El pedófilo tipo era un señor que merodeaba por colegios y parques infantiles. Con la llegada de Internet, obtuvieron algo que, siendo legal, es terrible, la posibilidad de crear comunidades, de ponerse en contacto entre sí, de darse un refuerzo positivo. El activismo pedófilo, aunque minoritario, no es nuevo y ha tenido un tradicional vínculo con Holanda, desde que el doctor en psicología Frits Bernard escribió su libro Sexo con niños (Sex met kinderen) en 1972 (cuando todavía CCC publicaba sus cortometrajes de la serie Lolita). En él recogía los estudios del Círculo del Enclave, que desde los años cincuenta proponía «eliminar prejuicios sobre temas relacionados con los contactos eróticos y las relaciones entre menores y adultos, y para proporcionar información y consejo así como iniciar un programa de asistencia directa». La famosa NAMBLA (Asociación Norteamericana para el Amor Hombre/Niño, por sus siglas en inglés) nació en esa misma década, en 1978, y en los ochenta obtuvo una cierta notoriedad para una organización tan pequeña, con algo más de trescientos miembros en aquella época, por las manifestaciones en su contra. La irreverente serie de animación South Park le dedicó un episodio en el que los retrata como peligrosos depredadores para niños ocultos tras un halo de legalidad aparente. El apoyo a la pedofilia, que obtuvo un cierto reconocimiento entre las comunidades homosexuales, decreció hasta casi extinguirse en los ochenta y noventa hasta la llegada del Partido del Amor Fraterno, la Libertad y la Diversidad (PNVD por sus siglas en holandés) en el año 2006 en los Países Bajos. Los principales puntos programáticos eran despenalizar la tenencia y distribución de imágenes de www.lectulandia.com - Página 46

explotación sexual de menores —con el viejo y falso adagio de que quien lo consume no ha hecho daño a nadie—, tolerar la zoofilia y permitir el «amor entre hombres y niños». Utilizaban otro argumento falaz, que el infante tiene deseo sexual porque manipula sus genitales o sonríe si un adulto se lo hace. Esta racionalización de su deseo —«le busco una justificación lógica a lo que de todas formas voy a hacer» en vez de «analizo lo que pasa y llego a conclusiones por medio de ensayos»— es desmentida por cualquier pediatra o psicólogo infantil. Las fases de conocimiento del propio organismo no tienen que ver con una naturaleza erótica de la que el preadolescente carece. Otros puntos polémicos incluían la despenalización de las drogas blandas desde los doce años y las duras desde los dieciséis. Sus tres fundadores fueron Marthijn Uittenbogaard, Norbert de Jonge y Ad van den Berg. El último de ellos, que había pasado por la cárcel por abusar de niños en 1987, fue de nuevo detenido en 2010 y en su casa se encontraron grandes cantidades de pornografía infantil. Salió de prisión en 2014 y concedió varias entrevistas espeluznantes en las que afirma cosas como: «La mayoría de las veces no [he penetrado a los niños]. Hay estudios que dicen que la penetración es positiva solo en relaciones a largo plazo» o «creo que cuando se prohíbe el sexo, el alcohol y todas esas cosas, los niños se vuelven traviesos». Al final, el PNVD se disolvió en 2010, tras ser incapaz por dos veces consecutivas de obtener las seiscientas firmas preceptivas para poder presentarse a las elecciones en su país. El activismo pedófilo a cara descubierta es menos preocupante que el más habitual en la red, aquel en que los miembros solo se identifican por un apodo y cuya idea es darse apoyo recíproco, nada más. Un individuo con tendencias pedófilas que se encuentre rodeado —aunque sea en la red— de otros que le explican que lo suyo «no es malo», que «en unos años será aceptado como hoy lo es la homosexualidad», le están quitando trabas morales para que decida lanzarse al abuso. Estas comunidades pedófilas son muy cuidadosas y no transgreden la legalidad ni permiten que terceros lo hagan en sus servidores. En la actualidad, una de las más activas es la que hemos mencionado más arriba, boychat.org, que mantiene el formato de un foro tradicional y en el que se pueden encontrar consejos sobre qué hacer si la policía registra la vivienda o resultados detallados de operaciones policiales, en especial quiénes han conseguido librarse de la condena y cuáles no y los motivos que han llevado a esas sentencias. Tras el desmantelamiento de Azov Films, del que hemos hablado antes y que se mantuvo más de un año en secreto, en Boychat fueron uniendo indicios hasta constatar que se estaba deteniendo a los compradores de aquellas películas y realizaron un exhaustivo estudio que puede leerse en su web. OTROS DELITOS SEXUALES: DE CHANTAJES A ZOOFILIA Con el Código Penal que entró en vigor en julio de 2015 pasó a estar penada por www.lectulandia.com - Página 47

la red oscura