Views
6 months ago

La red oscura - Eduardo Casas Herrer

¿Qué es la web profunda (deep web) o red oscura (dark net)? ¿Hay que tenerles miedo? ¿Es, acaso, como pasear por los bajos fondos de una ciudad? ¿Hemos de cuidar nuestra confianza en la red? No solemos pararnos a pensar cómo funciona un motor de búsqueda de Internet y, precisamente, en su manera de actuar se encuentra su punto débil: la araña. Por mucho que se esfuerce el robot, hay lugares a los que no es capaz de llegar porque no está diseñado para ello. Y de esa red oscura a la que no puede acceder solo es visible el uno por ciento, el resto está escondido, como si de un iceberg se tratara. Negocios ilegales, tráfico de armas y de productos, muertes retransmitidas, pornografía infantil… conforman el lado negativo de Internet; un pozo sin fondo que se abre desde nuestras pantallas. El autor de este libro, miembro del Cuerpo Nacional de Policía, que lleva desde 2004 trabajando en la Unidad de Investigación Tecnológica (UIT), nos explica con notable claridad cómo persiguen sin tregua y sacan a la luz los delitos de ese universo desconocido de la red.

Lo primero que llamó la

Lo primero que llamó la atención era que estaba rodado en el amplio camarote de un barco, de forma más o menos circular y con una claraboya en el techo. La ausencia de objetos personales en las mesillas les condujo a pensar que tal vez no fuera de su propiedad, sino que lo tuviera alquilado o, más probablemente, que trabajase en él como mecánico. Eso lo dedujeron de las manos que, cuando se mostraban en pantalla, tenían alguna sustancia oscura bajo las cortas uñas, tal vez grasa. No eran manos delicadas. El individuo debía de dedicarse a algún trabajo manual y la reparación de yates le venía como anillo al dedo. Como en el interior de la península no hay demasiados mares, había que buscar por la costa. Otro detalle acotó más la búsqueda. En una de las escenas aparecía un fragmento de una gorra en la que se podía leer ca’n, es decir «casa de» en mallorquín, tal vez el nombre de un restaurante. Era suficiente. Un equipo se trasladó de inmediato a Palma, donde se coordinaron con la Brigada Provincial de Policía Judicial de la isla para rescatar con la máxima urgencia a las víctimas. Faltaban pocos días para la Semana Santa de 2011. Montaron tres subgrupos. Uno iría por los colegios con las fotos de los niños, puesto que en alguno debían conocerlos; el segundo acudiría a todos los concesionarios de venta de yates para tratar de localizar el modelo exacto y el tercero buscaría por los talleres de reparación de embarcaciones, donde intentarían encontrar al violador. El primer resultado positivo llegó de los vendedores de barcos: el camarote era el de un Rodman 56, uno de los modelos más comunes en nuestras costas. Ese camino iba a ser complicado. Los centros educativos tardaron dos días en dar resultados, cuando un centro para alemanes creyó reconocerlos y, tras algunas gestiones adicionales, al fin se consiguieron algunos apellidos. El problema era que ya no estudiaban allí y no aparecían empadronados en ningún lugar de las islas. Al menos ya tenían un nombre con el que trabajar, Holger Jaques, del que no tardaron en saber que tenía antecedentes en Alemania por estafador y en España había sido investigado en una operación contra la pornografía infantil del año 2007, aunque no se logró dar con él y escapó tras sufrir un registro en su empresa. Una búsqueda en Internet lo encontró como donante de semen y, a través de ese rastro, acabaron dando con otro buque, un velero llamado SY-Berill, que explotaba para los turistas junto a otro amigo. Eso podía explicar sus manos callosas y sucias, dado que ambos eran todo el equipo de mantenimiento. Una búsqueda nacional lo encontró anclado en el puerto de Málaga, en reparaciones. Ya no era de su propiedad. Los agentes de la Policía Nacional en la Costa del Sol realizaron un reportaje fotográfico que ratificó lo que ya se sabía, que no era el mismo camarote. Las fiestas se acercaban y el nerviosismo de los investigadores, más. Si no lograban encontrar a los niños antes de las vacaciones, quedarían a merced del violador durante al menos otras dos semanas. Trabajando sábado y domingo, buceando hasta en el último documento oficial, consiguieron otro prometedor www.lectulandia.com - Página 42

esultado. El Boletín Oficial de las Islas Baleares hablaba de unas becas para dos niños apellidados Jaques que acudían a un colegio público de la capital. Aquel lunes hablaron con la directora, que reconoció a ambos. El círculo se cerraba. Esos niños siempre acudían con la madre. Del progenitor, separado, no sabían nada. Una vez más, la suerte sonríe a quien la busca. Al día siguiente la directora recibió una llamada telefónica porque el Miércoles Santo quien recogería a los chavales sería Holger. Así se pudo preparar su detención y evitar más sufrimiento a los más inocentes de toda esta historia. El tema estaba claro. Tenían el tatuaje de su brazo, la gorra y otros elementos, que se encontraron en su chalet, y hasta juguetes sexuales que guardaba junto a los propios de los niños… pero todos sus ordenadores estaban encriptados. Parecía que no se podría recuperar nada hasta que una vez más la pericia y el buen hacer de la BIT consiguió el tesoro. En el coche que usaba encontraron una tarjeta de memoria que pertenecía a una cámara de vídeo. Estaba borrada, nada que un especialista no pueda recuperar. Comenzaron a aparecer multitud de vídeos que habían pasado por ella, casi todos ellos con los abusos sobre la más pequeñita de las chicas, de tan solo cuatro años. También se encontró el original, sin editar y sin cortinillas, del que se había grabado en el barco. Las pruebas en su contra eran abrumadoras. Las víctimas eran tanto sus hijos naturales como los de una de sus exparejas. En los correos intervenidos en Alemania hablaba de una mujer ciega a la que estaba seduciendo para abusar de la hija de esta, de siete años, de la que ya había programado el abuso. Hoy, un lustro después, siguen apareciendo en diferentes lugares de Internet, muchos de ellos de TOR, nuevos vídeos con la explotación sexual de aquellos cuatro niños, de tan prolífica que fue su actividad antes de ser detenido. A pesar de sus medidas de precaución, a pesar de moverse solo con proxies y en la deep web, Cooldaddy también cayó. Como suelen decir los especialistas de la BIT, cuando hay niños en riesgo, no se repara en esfuerzos para rescatarlos. Lo único que lamentan es no poder haberlo hecho antes. La Internet doméstica cada día tiene unas capacidades más asombrosas. Hoy es común mantener videoconferencias en alta definición de larga duración. Va arrinconando a las comunicaciones tradicionales, en especial desde el extranjero, donde resulta más barato utilizar la conexión inalámbrica del hotel que una conferencia internacional. Esa oportunidad no ha tardado en ser aprovechada por una de las industrias que más abierta está a la innovación, por contraposición a sus primas ricas — cinematográfica y musical—, el porno. Los grandes estudios de la especialidad están siendo sustituidos por chicas, chicos o parejas amateurs que graban desde su domicilio y luego lo venden en páginas web montadas por ellos mismos. Una vuelta de tuerca más les ha llevado al streaming, esto es, el sexo en directo. Los actores o actrices realizan espectáculos utilizando sus cámaras web en páginas dedicadas a ello como Chaturbate, de una manera muy parecida a los locales de strip-tease www.lectulandia.com - Página 43

la red oscura