Views
1 week ago

15-Ponsati-Murla-Oriol-San-Agustin

C iudad de Dios C iudad

C iudad de Dios C iudad terrena ■ — """v , ' ; ■■■ 1 C iudad de D ios C iu d a d t e r r e n a — ..... — ------------ ----------- Amor a Dios Amor a sf misma Comunidad mística formada por los fieles Sed de poder y de conquista Prefiguración de la Jerusalén celestial Persecución de la riqueza material Ciudadanos de todas las razas y lenguas Veneración de ídolos y falsos dioses

El amor, entendido como preferencia o predilección por algo o alguien, es uno de los motores fundamentales que mueven al hombre a actuar, según san Agustín. El amor es igualmente el principal motor de la asociación política. Por esto, Agustín afirma: «Dos amores crearon dos ciudades; el amor de Dios, hasta el desprecio de sí, la ciudad de Dios; y el amor de sí, hasta el desprecio de Dios, la ciudad terrena». Nos encontramos ante el núcleo del pensamiento político de Agustín: la distinción entre una ciudad de Dios y una ciudad terrena, separadas y distinguidas por el objeto de sus respectivas predilecciones: el amor de Dios (amor Dei) o el amor de sí (amor sui). Roma, caracterizada por la sed constante de conquista y de poder, la exaltación de la gloria mundana, la persecución de riqueza material y la veneración de falsos dioses encamaría perfectamente el paradigma de ciudad terrena. La adopción del cristianismo como religión oficial, por lo tanto, no sería la causa de su decadencia, sino su secular historia de amor de sí misma. En el momento de mayor crisis del Imperio, sin embargo, la otrora dueña del mundo ya era cristiana, por lo que el análisis de Agustín podría dar falsamente a entender que la Roma de su tiempo se aproximaba a la ciudad de Dios.por el hecho de haber dejado de lado a los dioses tradicionales. No es así, porque la ciudad de Dios no es propiamente una entidad política, identificable con este o aquel imperio, ciudad o estado. Se trata más bien de una comunidad mística, formada por todos los creyentes, que conforma una «ciudad» que prefigura la Jerusalén celestial y avanza a través de los siglos en peregrinaje hacia la consecución de los tiempos. Las dos ciudades, la terrenal y la espiritual, viven inevitablemente mezcladas en este mundo. No es posible distinguirlas sino por el amor, la esperanza y la fe que mueve a los habitantes de una y otra ciudad.

Buscando Sentido - Colegio San Agustín
Hipona, San Agustin de - Principios de dialectica - No-IP.com
plan estratégico institucional - Universidad Nacional de San Agustin
Publicación mensual de San Agustín del Guadalix - Ayto San ...
Publicación mensual de San Agustín del Guadalix - Ayto San ...
Untitled - Universidad Nacional de San Agustin
Páginas 56-71 - Colegio San Agustín - Sevilla
Obras de SAN AGUSTÍN II - Escritura y Verdad
Informe - Instituto Geográfico Agustín Codazzi
Correspondencia y diario militar de Don Agustín de Iturbide
Nº 3 Congregación A.H.A. - Agustinas del Amparo
129 portada-contra - agustinos de la provincia del santisimo nombre ...
129 portada-contra - agustinos de la provincia del santisimo nombre ...
Especialización en Avalúos - Instituto Geográfico Agustín Codazzi
129 portada-contra - agustinos de la provincia del santisimo nombre ...