Views
10 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

Asumamos una situación

Asumamos una situación hipotética: Nietzsche es un siervo expoliado por el parasitismo feudal ¿Vería con buenos ojos a quienes le expoliarían? Al respecto, citemos lo que dice: “El hombre noble, reacciona de forma inmediata, por instinto, por eso es que no envenena como el esclavo; yo reaccionaría de ese modo. Fíjate en Mirabeau, quien no tenía memoria para los insultos ni para las villanías. Por eso es que no podía perdonar, más bien olvidaba; en cambio el esclavo, la plebe, ni olvida ni perdona. Un hombre como Mirabeau, de un golpe se sacude gusanos que, en otros, en cambio, anidan siempre” De acuerdo con lo que afirma, Nietzsche podría ser pobre, pero nunca pertenecer “a la plebe”, en el sentido que la define La actitud del siervo con relación a sus expoliadores, ¿Sería racional? Leamos lo que dice al respecto: Claro que sí. Los vocablos “infeliz” y “digno de lástima” señalan al hombre vulgar, como esclavo y animal de carga. Los bien nacidos son hombres íntegros, de fuerza y siempre activos, lo que la plebe no es. 104

En la plebe, la felicidad no radica en la acción, como en el hombre superior, sino en la quietud, en la paz. Sin embargo, las guerras campesinas desde el siglo XVII y los alzamientos de los trabajadores, no son reflejos de la pasividad que les atribuye El hombre del resentimiento no es ni franco, ni ingenuo, ni honesto consigo mismo. Su alma mira de reojo; ama los escondrijos, los caminos tortuosos y las puertas falsas. El hombre noble honra a su enemigo; es digno de respeto, por ser superior; si no lo fuera, no será enemigo. En cambio, la plebe considera que el enemigo es el “malo” y se autocalifica como el hombre “bueno” En realidad, la historia, tal como la interpretamos, a sugerencia tuya, Nietzsche, muestra que todo grupo humano identifica como malos al enemigo y como buenos a los miembros del propio grupo. Es decir, esa identificación no es privativa de lo que llamas la plebe. Las guerras entres ingleses y franceses, entre alemanes y americanos… muestran que los respectivos estandartes son los de los buenos y los otros, de los malos, no importa el motivo de la guerra o de las batallas. Las aves rapaces 105

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Cicerón
REVISTA - Universidad Industrial de Santander