Views
4 weeks ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

arbitrariedad y de la

arbitrariedad y de la imposición de valores nuevos y eternamente re editados El hombre no se vuelve “señor” mediante cualquier violencia, siguiendo opiniones y deseos casuales. Convertirse en señor quiere decir, ante todo, someterse a sí mismo a la orden del poder. Las pulsiones sólo encuentran su esencia como grandes pasiones. Los pequeños gozos se mantienen extraños a las grandes pasiones. Lo que decide no son los meros sentidos, sino el carácter del poder en el que están integrados. Una de las más grandes pasiones del guerrero, es la batalla en campo abierto. Si bien el “ser del ente” es la voluntad de poder, no podemos negar que existen varios entes con sus respectivas voluntades de poder, las que, cobijadas en las subjetividades del superhombre, demandarán el ejercicio de ese poder, en acciones que no siempre coincidirán con las voluntades de poder de otros entes-superhombres “Humanización”, pensada de modo nihilista, quiere decir: hacer que el hombre se vuelva hombre mediante la inversión de la preeminencia de la razón en preeminencia del cuerpo. Por ello, la humanización del superhombre, es la “deshumanización”. Mediante esta deshumanización el ente se muestra, desnudo, como el ejercicio del poder y la lucha de las formaciones de dominio de la voluntad de poder La lucha entre Superhombres 76

Esas luchas se realizan por los entes en forma de superhombres, con el objeto de imponer sus valores por medio de la voluntad de poder. La pregunta vuelve en pos de una respuesta: ¿Quiénes luchan en las batallas por la imposición de valores acorde con las respectivas formas que cada superhombre cobija como voluntad de ser? Por todo lo analizado, las batallas se realizarán entre grupos de superhombres contra grupos de superhombres, todos, con la intención de dominar a los no superhombres o al grupo de superhombres vencidos Sólo cuando la subjetividad incondicionada de la voluntad de poder se ha convertido en la verdad del ente en su totalidad, es metafísicamente necesaria la institución de un adiestramiento racial, pero no la mera formación de razas que crecen por sí mismas, sino la noción de raza que se sabe como tal. Así como la voluntad de poder no es pensada de modo biológico sino ontológico, tampoco la noción nietzscheana de “raza” tiene sentido biológico, sino metafísico. Ahora estamos en el campo del Nosotros, lo que implica que no habrá una sola raza que se conozca como tal, habrá varias de ellas y entre ellas, se erguirán contradicciones entre la interacción de las voluntades de poder de algunas de esas razas, y la interacción de las voluntades de poder de otra u otras, lo que sugiere que la paz no será una condición de existencia del superhombre 77

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Descargar ( 21293k ) - Memoria de Madrid
20130529_112133_6concursoensayo_jorgepena
Historia de Gil Blas de Santillana. Traducida por el padre Isla ...
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Descargar ( 15137k ) - Memoria de Madrid
Aproximaciones pedagógicas al estudio de la Educación Corporal
La Gran Invocación - Fundación Lucis
El Ocaso de los Idolos (o Como se Filosofa a Martillazos)
Historia de Gil Blas de Santillana; novela. Traducción del P. Isla
Serie Filosofia Española Vol 10_1999.pdf - Universidad de Navarra
la esencia del poder - Frente de Afirmación Hispanista