Views
9 months ago

CON HEIDEGGER SOBRE NIETZSCHE

de reflejar, algo que la

de reflejar, algo que la participación de la subjetividad en el acto de conocer, ha desmentido. La voluntad de poder se devela como la subjetividad que se distingue por pensar en términos de valor. Toda confrontación metafísica es un decidir sobre el orden jerárquico de los valores. Ese orden jerárquico de los valores, son impuestos a la sociedad por los grupos que dominan por su “voluntad de poder”. Gracias por la primera parte del soliloquio, Heidegger. Ahora ingresaremos al análisis de tres personajes que ejercen o han ejercido en la historia, su Voluntad de Poner. En Primer término, el señor feudal. Para ello, acudiremos a un diálogo virtual que sostuve con Hegel sobre el tema. En primer término, citaremos las palabras de Nietzsche con el objeto de compararlas con la visión de Hegel y exponer la idea que el filósofo de la Razón Absoluta tenía del “señor”, es decir, del que pertenece a la llamada “nobleza” y que es vencedor en alguna batalla. EL SEÑOR Y LA VOLUNTAD DE PODER Gracias, otra vez, por la reiteración de tu amable presencia, Martin Heidegger. 34

Pero querer, es querer ser señor. Esta voluntad está incluso en la voluntad del que sirve en la medida en que es siervo y servidor y, en cuanto tal, aún tiene siempre debajo de sí el objeto de su trabajo, al que “ordena”. Y en la medida en que el servidor se hace imprescindible para el señor y de ese modo lo constriñe y lo hace depender de él (del siervo) el siervo domina sobre el señor. Ser servidor es también una especie de la voluntad de poder. Querer no sería nunca un querer-ser-señor si la voluntad no pasara de ser un desear y un aspirar, en lugar de ser desde su base y exclusivamente: ordenar. La Alienación en Hegel Hegel afirma que hay esclavos y “señores”, porque en las batallas heroicas los primeros prefirieron rendirse en vez de morir libres. ¿Cuáles batallas, Hegel? ¿Aquéllas en que los pobres mueren defendiendo los intereses de los ricos? En las batallas se pierde o se gana, no hay términos medios para los hombres que son heroicos y dignos de ser libres Los pobres son los que luchan las batallas de los señores, no porque hayan perdido ellos mismos alguna batalla. Pero sigamos ¿Qué hacen los vencedores, una vez que la batalla ha sido ganada por ellos, como buenos señores, Hegel? 35

Nietzsche y Homero, la vida como voluntad de
nietzsche-el-ocaso-de-los-idolos
REVISTA - Universidad Industrial de Santander
26.1 MARIA CECILIA COLOMBANI.pdf - Nietzsche
Descargar ( 21293k ) - Memoria de Madrid
Historia de Gil Blas de Santillana. Traducida por el padre Isla ...
revista completa en pdf - Revista EL BUHO
Descargar ( 15137k ) - Memoria de Madrid
La Gran Invocación - Fundación Lucis
LOS_ANUNNAKIS_CREADORES_DE_LA_ESPECIE_HUMANA
Entrelíneas 26
Salvador-Freixedo-Porque-Agoniza-El-Cristianismo.pdf