Views
4 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

El Verso es utilitario a

El Verso es utilitario a todas luces, dado que sirve para registrar recetas de buen vivir, algo que, por otro lado, se puede hacer mucho mejor en Prosa. Pero también hay tanta sinceridad y buena intención para con el hijo y es tanta la ingenuidad en lo dicho y está tan libre de astucias, que el conjunto, de acuerdo a nuestra preceptiva flexible, sería poético. El consejo del padre viene del conocimiento que se ha adquirido del Ser Genérico y muestra una faceta del Ser en el tiempo en que le toca vivir. Además tiene una artesanía enunciativa tan linda y estimada, que la estrofa es amigable al alma; el alma se solaza con las ansias del padre por hacer que su hijo viva feliz, por verlo gozar con goces legítimos y aprobados de antemano. Pero no hay en el Poema ninguna muestra de sentimentalismo, mucho menos de sentimentaloidismo disonante. “El Cantar de los Infantes de Lara” nos da motivo de similar condición. Gonzalo Gustioz se lamenta ante las cabezas cortadas de sus hijos que Almanzor le obliga a limpiar. Señor, por mis pecados, estas cabezas me son familiares son de mis hijos siete de ellas la otra es de Muño Salido, su ayo que los crió ¡No las quería bien quien las reunió aquí! para siempre seré hombre sin consuelo Los versos sirven para expresar la queja de un Ser Concreto, que muestra la faceta del Ser Poético que congracia con el alma, porque la manera de expresarlo es tan serena, hay tanta resignación, tanta entrega de sí mismo al destino ya sellado, que es sin duda una muestra expresiva de otros Estados del Ser aquí sugeridos. El “Cantar...” es Útil, poéticamente 164

Vayamos a Rubén Darío y a una estrofa de un Poema por demás controversial desde la preceptiva que sostenemos ¡Carne celeste, carne de mujer! Arcilla -dijo Hugo-; ambrosía más bien, ¡oh maravilla! La vida se soporta, tan doliente y tan corta, solamente por eso: roce, mordisco o beso en ese pan divino para el cual nuestra sangre es nuestro vino. En ella está la lira, en ella está la rosa, en ella está la ciencia armoniosa, en ella se respira el perfume vital de toda cosa (“Carne Celeste, Carne de Mujer”) Dejo al lector el placer de determinar si hay utilitarismo de la líbido en la estrofa que concede el descubrimiento de una condición del Ser Genérico. En la Prosa nos encontramos con los mismos vértices del Verso; en este mundo, la descripción es el momento culminante de lo poético y creo que lo es en un grado mucho mayor que el de la simple narración. He aquí una síntesis de ambas en Hermann Hesse (“El Lobo Estepario”) “Hubiese podido decir las más prudentes y atinadas cosas acerca de las relaciones y causas de mi sufrimiento, de la enfermedad de mi alma, de mi embrujamiento y neurosis, la mecánica me era transparente. Pero lo que más me hacía falta, por lo que suspiraba tan desesperadamente, no era saber y comprender, sino la vida, decisión, sacudimiento e impulso” 165