Views
7 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

En este pedazo de Prosa

En este pedazo de Prosa encontramos la forma intuitiva en que el personaje evalúa su propia caja de resonancia emocional, en un sentido no psicológico sino poético de la auscultación del alma. La narración pura no hubiera podido conseguir ese efecto; era forzoso que estuviera junto a la descripción. Comparemos esa capacidad intuitiva con la mera descripción del ambiente que hace Mario Vargas Llosa en un pasaje de “Lituma en Los Andes”. “Estaba de pie y a su alrededor, en la pálida claridad lunar, divisaba los estragos de la avalancha. Esa brecha que había abierto esa inmensa piedra. Todo el rededor estaba regado de rocas y lodo. Aquí y allía había manchas de nieve sobre el barro. Pero no había viento ni el menor síntoma de lluvia. Exploró la oscuridad de abajo, hacia donde debía estar el campamento...” Aquí hay una descripción; nada existe entre lo que se describe y lo que siente el personaje o lo que vive. El mundo objetivo está ahí yerto, sin alma, el personaje no le ha otorgado ninguna y, lo que es peor, con ausencia poética. Este modo narrativo de la descripción es el que adoptan los policías cuando dan su informe acerca de cómo fue encontrado el cadáver de la víctima. La función es netamente informativa, absolutamente carente de Poesía. Para lograr una comparación práctica, incluyo un fragmento de uno de mis cuentos “El Alba de la Noche”. Este párrafo recoge todo lo que quiero decir con respecto a la relación poética que creo debe existir entre un estado del personaje y su medio ambiente Abandonado se asiló en abandono tras abandono. Se autodejó. Una benévola demencia astilló sus recuerdos. Desde entonces la calle fue su refugio, aunque 166

la noche continuó siendo su aliada; juntos caminaron en un tríptico horroroso de calle-noche-abandono, un tríptico que se extendía como una estela oscura en el pavimento... Debe quedar muy claro que nadie exige que la descripción del ambiente esté siempre relacionada al estado del alma, pero también debe quedar establecido que la preceptiva que propongo limita el abuso de la descripción forense, que sólo sirve de relleno insustancial; que no muestra ninguna relación entre el Ser Concreto y el hábitat donde se desenvuelve, ni mucho menos algún Estado Puro del Ser. Entre los insignes detractores del Poema que han recibido homenajes de reconocimiento que nunca he podido entender está Nicanor Parra (Chile 1914) Bajo el principio de la “desmistificación de lo convencionalmete poético”, Parra escribe cosas como la que sigue: “En materia de ojos, a tres metros No reconozco ni a mi propia madre. ¿Qué me sucede? -¡Nada! Me los he arruinado haciendo clases: La mala luz, el sol, La venenosa luna miserable. Y todo ¡para qué! Para ganar un pan imperdonable Duro como la cara del burgués Y con olor y con sabor a sangre. ¡Para qué hemos nacido los hombres Si nos dan una muerte de animales!” En algo tiene razón el poeta chileno, en sus versos no hay un ápice de poesía; no hay Poema. El Utilitarismo de los mismos es tan grande, que nos impele a declarar que hubiera logrado mayor aten- 167