Views
5 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

pios y enemigos como

pios y enemigos como seres adoloridos, él, que como Ente concreto, estaba en medio de fuego, de sangre, de batalla, de cadáveres de amigos. Sepamos también cuán fácil es, a la manera de Quevedo en este caso, lanzar nuestras frustraciones, nuestras pasiones, nuestros ardorosos instintos de sobrevivencia bajo el disfraz de Poema. Otero es aquí el Poeta. Quevedo es aquí el mercenario de sí mismo. Es que en Otero deviene el Ser Poético. Quevedo se ha rebajado al nivel del Ente concreto. Si Otero hubiese escrito denuestos en contra del soldado paraguayo, habría demostrado su patriotismo, pero no habría sido Poeta Después de años de meditación acerca del Poema, he llegado al convencimiento de que el único ser que deviene como una proyección del Ente concreto hacia el Ser es el Poeta. Que el Poeta es el único elemento de la naturaleza a través del cual la naturaleza se intuye a sí misma como parte del Ser Total. Por ello debemos considerarlo como la reserva más preciosa que tiene el espíritu humano. Por ello debemos considerarlo como el Ser Adelantado. También he comprendido que el descubrimiento de esta verdad podría ser una de las grandes razones para que tantos Poetas hayan decidido repudiar como poetas maduros, casi todo lo que hicieron en sus diez años primeros de creación poética. Ahora los entiendo, por qué ahora yo me cuento entre uno de ellos... pero, como veremos después, en la gradación de pureza a que es sometido el Poema, la Estética por sí sola, como disciplina de lo bello, caracteriza al Poema en su nivel básico. Por su parte, La Etica, tomada por sí sola, como disciplina de lo bueno, conforma el segundo nivel. La Síntesis Eticoestética, al convertirse en el instrumento cognoscitivo de la Intuición, otorga al Poema los sucesivos grados de pureza con que describe un Estado Puro del Ser Total o del Ser 192

Ahora pasemos a ver cómo se ha expresado lo ético en la sucesión de los poemas escritos preferentemente en español, desde la Edad Oscura. El Sentimiento, el Sentimentalismo y el Sentimentaloidismo. Ante todo debo afirmar que en la perspectiva de esta obra, el Sentimiento es el instrumento sensitivo de la Intuición que permite al Ente concreto intuir las vivencias de otro Ente concreto y compartirlas. En este sentido, tenemos la pena, la compasión, la rabia, el odio... en fin toda la gama de sentimientos propios del Ente concreto. Sólo cuando el Ente concreto empieza a intuir el Momento Poético, dado a él por el Poeta, es que el Principio de la Buena Voluntad-Cariño hace que el Sentimiento se convierte en Emoción. Tomemos dos versos de José Martí, uno de gran ternura, otro de gran tristeza y veamos si la Emoción que nos producen ambos difiere una de la otra: “Dígame mi labriego ¿Cómo es que ha andado En esta noche lóbrega Este hondo campo? Dígame ¿de qué flores Untó el arado, Que la tierra olorosa Trasciende a nardo? Dígame ¿de qué ríos Regó ese prado, Que era un valle muy negro Y ora es lozano? ....... Y esto dije -y el niño Riendo me trajo En sus dos manos blancas Un beso casto.” (“Ismaelillo”) 193