Views
7 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

Ahora veamos el de dolor

Ahora veamos el de dolor Quiero a la sombra de un ala, contar este cuento en flor: La niña de Guatemala, la que se murió de amor ........... ... Se entró de tarde en el río, La sacó muerta del doctor: Dicen que murió de frío: Yo sé que murió de amor. (“Versos Sencillos”) Ambos Poemas nos causan una sola Emoción, aunque están originadas en dos diferentes sentimientos: ternura y pena. No hay discriminación de ternura o de pena: la Emoción es única para ambos casos. Ahora bien, aunque estos versos pertenecen aún al Sentimiento del Ente concreto no hay en ellos ninguna intención utilitarista que cause repudio del alma. Es que han sido concebidos bajo el Principio de la Buena Voluntad-Cariño; sin embargo, todavía acuden a la Etica sólo como disciplina de lo bueno, no lo hacen como instrumento cognoscitivo. No nos da todavía una síntesis Etico- Estética como instrumento cognoscitivo por el que el sentimiento del Ente concreto sea absorbida por la Emoción Poética que siendo el grado máximo de la Emoción es causada por el encuentro intuitivo con un Estado Puro del Ser. Por eso es que el grado de pureza de los poemas citados está en el nivel-base, en el nivel donde empieza el Poema. Pero ambos son Poemas (Así, con mayúscula, como distingo al verdadero Poema del supuesto “poema”) Esta transfiguración del Sentimiento a la Emoción anuncia el nacimiento de un Poema. 194

El Poema comienza cuando el Sentimiento del Ente concreto se transforma en Emoción por la Etica del Principio de la Buena Voluntad-Cariño, para reproducir intuitivamente un Estado Puro del Ser. En este caso, el grado de pureza es todavía incipiente, digamos, en bruto, pero ya nos causa Emoción. Por el contrario, cuando el Sentimiento del Ente concreto, expresado en Verso o en Prosa, nos causa un Sentimiento similar al del escribidor, cuando el sentimiento de pena del escribidor también nos causa pena, o el de rabia también nos causa rabia... entonces no habrá Emoción, habrá simplemente Sentimiento; no habrá Poema. En el mejor de los casos, habrá un proyecto rudimentario de poema pero la obra del escribidor será utilitarista y estará dirigida a despertar en nosotros algún sentimiento similar al suyo para lograr conmovernos con argucias pseudoéticas ajenas al Poema. Esto es lo que sucede con la obra en Verso o en Prosa de tipo Vulgar en cualquiera de las variantes que hemos examinado. Estoy consciente de que la concepción que propongo aquí, es muy diferente a cualquiera de las concepciones existentes hasta ahora sobre el tema Por lo general, se ha legitimado la infalibilidad del Sentimiento como supuesto sello avalador de la cualidad ética del poema, desde la Edad Oscura hasta nuestros días. En efecto, los críticos que han deseado apañar a los escribidores de su preferencia sin haber encontrado otras virtudes dignas de mención, han pretendido aprobarlo afirmando que el poema habría surgido “del sentimiento cristalino y puro del poeta, libre de todo artificio”. En otras palabras, de la vendimia de lágrimas, suspiros y responsos sentimentales librados a su propia suerte por la incapacidad del escribidor. 195