Views
11 months ago

EL SER POETICO

Esta obra incluye propuestas innovadoras sobre la concepción del arte en general y del poema en particular. Los nuevos conceptos están formalizados en varias definiciones y postulados. También nos proporciona valiosos indicadores que nos permiten diferenciar el Verso Vulgar y las gradaciones que lo llevan al Verso Puro. Por otra parte, propone la solución a la extraña paradoja que los críticos tradicionales han fabricado con la supuesta dicotomía entre “Poesía” y “Prosa”, mientras que la noción del Momento Vital se convierte en un indicador muy importante para la comprensión de lo que es una novela, un relato o un poema en verso. La Visión y la Transfiguración del poema visionario, tal como lo define Carlos Bousoño, cobran nuevos matices.

¿Lo que no debe amarse

¿Lo que no debe amarse deberá ser odiado? Si fuera así, el cristianismo, con gran sutileza, junto a la ciencia del amor enseñaría también el arte del odio Sus ojos se contraen para fingir una mirada tan abestiada que con una toga hubiese sido la de un prior de la Inquisición Os repulsa? ¿Os arrebata el temor a la ira del supuesto monopolista del amor? Pues tenedlo, pero tened también cuidado: para la sotana, la repulsa a la superstición es la maldad en grado extremo Cuando queráis arrepentiros de haber escuchado estas irreverencias quizá encontréis ademán de penitencia en saber que Santo Tomás aseveró con gran alborozo que siendo la caridad una virtud sobrenatural hace que las demás sean naturales para ser verdaderas Seguidamente ha estampado en su regazo la convicción de que si el amor elige libremente el bien entonces es caridad y, por ello, sobrenatural Por último, en señal de contribución personal dictaminó que el fundamento último del verdadero amor es el Dios 242

Apuntó los cinco dedos cerrados de la mano a un punto del suelo, cerca del borde exterior de su calzado de tela, mientras parecía guiarlos con la mirada. El telón fue recortando de a poco el escenario, congelando la figura que se esculpía en el hoyo de luz y anunciando que la primera parte, de las cuatro programadas, había terminado. El aire del teatro parecía pasar del polo al Ecuador sin planos dimensionales de transición. Algunos caballeros de corbata floreada y ternos a rayas quisieron mostrar una racionalidad digna por lo tolerante, mientras que algunas señoras, gordas y flacas, se acogieron a la indignidad del ademán paralogizado. Mercedes, Alejandro y los amigos fueron a tomar un café; todos estaban ansiosos de opinar; más, de contraponer opiniones con todos Edmundo, un rostro de barba, unos ojos siempre con capilares rojos y un espíritu sin paredes, empezó con la síntesis generosa -La principal diferencia entre el amor griego y el cristiano es que la primera es una aspiración de lo menos perfecto a lo más perfecto y supone la imperfección del amante y la perfección del ser amado. - Lo amado mueve al amante por que ejerce sobre él su propia atracción, y lo hace como el vértigo: sin hacer nada. En tanto que el amor cristiano es el ente que ama para tener la recompensa del cielo, no por que desee el bien de nadie -Así es; el aporte de Scheler sigue vigente a estas alturas -apuntó Roberto, el filósofo más destacado del grupo. En los griegos el amor real parte del amante a lo amado; en los cristianos, el amor, que ellos llaman final, parte de lo amado hacia el amante, para lo que, siendo como es, perfecto, descienda hacia lo inferior y ponién- 243